El gran río Marañón o Amazonas con la Misión de la Compañía de Jesús

Este mapa del río Amazonas es obra de Samuel Fritz (1654-1728), un misionero jesuita que cartografió la cuenca del río Amazonas. Fritz, nacido en la provincia de Bohemia (actualmente parte de la República Checa), se ordenó sacerdote en 1673. Fue enviado como misionero a Quito, en el actual Ecuador, en 1684 y pasó los siguientes 40 años como sacerdote de las gentes nativas de la región del alto Marañón. Empezó a cartografiar la región como parte de un proyecto destinado a aclarar los límites entre las tierras misioneras, las tierras españolas y las tierras portuguesas. Más tarde, emprendió un proyecto para trazar el curso del Amazonas. A pesar de no tener ningún tipo de formación como cartógrafo y de que utilizaba instrumentos muy primitivos, Fritz completó un mapa relativamente preciso de la zona. Fue el primero en seguir el Marañón, un afluente del Amazonas, hasta su origen. Este mapa fue impreso por primera vez en Quito en 1707 y más tarde, se copió de manera extensa en Europa.

El nuevo mapa del norte de la costa de Brasil que muestra las distancias de los ríos Pará y Amazonas

Este mapa en pluma y tinta, y acuarela de principios del siglo XIX de la costa norte de Brasil muestra el río Pará, un estuario del Amazonas que desemboca en el Atlántico hacia el sureste del delta del río principal.

Mapa general de la Diócesis de Pará: muestra el grupo de parroquias donde el venerable Padre Miguel de Bulhões III, obispo de Pará, fundó y construyó la Diócesis

Este mapa muestra el territorio de la Diócesis Católica Romana de Belem do Pará. La diócesis fue fundada en 1720, a raíz de su separación de la Diócesis de São Luis do Maranhão, y se centró en la ciudad de Belém, capital del estado de Pará. El mapa muestra la extensión de la diócesis del obispo Miguel de Bulhões e Souza (1706-78), quien prestó servicios como obispo en Singapur antes de llegar a Brasil en 1749. Bulhões supervisó la construcción y consagración de una nueva catedral en Belém, así como la reapertura del seminario local. Como sacerdote de la orden dominica, Bulhões prestó servicios en Brasil durante el período en que los jesuitas fueron expulsados del país. En 1760, fue nombrado en una nueva diócesis en Portugal y se fue de Brasil en el mismo barco en el que partían los sacerdotes jesuitas.