7 de noviembre de 2011

Reunión del consejo privado

Esta xilografía, con fecha de octubre de 1888, representa la reunión del consejo privado japonés, que se estableció en 1888 con el propósito de discutir el proyecto de una constitución. La idea de escribir una constitución se había estado discutiendo, tanto dentro como fuera del gobierno, desde el comienzo mismo de la era Meiji (es decir, desde 1868), que devolvió al Japón a un gobierno imperial después del sogunato Tokugawa. Sin embargo, el trabajo de elaboración del proyecto de constitución que condujo directamente a la constitución de Meiji no comenzó en serio hasta alrededor de 1886 (Meiji 19). Itō Hirobumi (1841–1909), el primer jefe de gobierno a nivel nacional de Japón, supervisó el trabajo. Itō presentó al consejo privado una copia limpia de la constitución, en la que se reflejaba el debate sobre cada disposición, en marzo de 1889 (Meiji 21); esta entró en vigencia al año siguiente. Este grabado es de Yōshu Chikanobu (1838–1912) quien, junto con otros artistas en las décadas de 1870 y 1880, comenzó a producir kaika-e (grabados que documentaban la modernización y occidentalización de Japón), así como grabados sobre temas más convencionales.

Afiche de la primera elección general de posguerra

La primera elección general en Japón después de la Segunda Guerra Mundial se llevó a cabo el 10 de abril de 1946, en Showa 21 (los años Showa numeran los años del reinado del emperador Hirohito, que comenzó en 1926). Esta también fue la primera elección que se realizó después de las reformas a la ley electoral del 17 de diciembre de 1945 (Showa 20), que concedieron el derecho a votar a hombres y mujeres mayores de 20 años. Este afiche electoral contiene un texto de la autora Ikuta Hanayo (1888–1970) y exhorta a las mujeres a emitir su voto. Los votantes eligieron a 39 mujeres para la Dieta: las primeras legisladoras femeninas en la historia de Japón.

8 de noviembre de 2011

El sacramentario de Drogo

El sacramentario era un libro litúrgico que se usaba para rezar en la Alta Edad Media y contenía oraciones, prefacios y cánones para la misa. Drogo (801-855), obispo de Metz, hijo de Carlomagno y famoso mecenas de su época, tenía una magnífica copia del sacramentario producido en Metz alrededor de 844-845. El manuscrito, en vitela, es la obra de varios artistas empleados por la corte imperial. Se escribió en clara escritura latina e incluye algunos de los florones más hermosos jamás producidos en Metz. La iluminación consiste en iniciales ilustradas, arquerías decorativas y letras doradas, y se distingue tanto por la finura y el dinamismo de los caracteres como por la delicadeza de sus colores verde esmeralda, azul cielo, violeta y púrpura, además de su pronunciado gusto por la ornamentación hecha con plantas. La iconografía de la iluminación se centra en la vida de Cristo y se corresponde con la de las placas de marfil de la encuadernación. Hechas en la misma época y por el mismo taller que el manuscrito, tanto la placa frontal como la posterior están divididas en nueve plaquetas esculpidas en relieve. Las plaquetas ilustran los sacramentos principales (placa superior) y escenas de la liturgia eclesiástica (placa inferior). Se habría usado el sacramentario en la catedral carolingia de Metz y constituye un registro precioso de las prácticas litúrgicas de la época y de los atavíos usados en la liturgia. En el siglo XVI las placas se volvieron a colocar en el manuscrito, sobre tablas cubiertas con terciopelo verde, incrustadas en un revestimiento de plata adornado con hojas de acanto.

El espíritu de las leyes

Publicada en 1748, y condenada por la iglesia católica en 1751, la obra maestra de Montesquieu, De l'Esprit des lois (El espíritu de las leyes), marcó un punto decisivo en la era de la Ilustración europea. Anunciaba la nueva comprensión crítica de los conocimientos adquiridos que también se reflejaba en la Histoire naturelle (Historia natural) de Buffon y en la Encyclopédie (Enciclopedia) de Diderot y d'Alembert. La profundidad del análisis y la habilidad en la presentación dieron como resultado que la obra de Montesquieu tuviera una influencia considerable en el pensamiento político de los siglos XVIII y XIX. Consta de 31 libros divididos en capítulos cortos, escritos con un estilo limpio e incisivo y con pasajes de análisis intercalados con anécdotas y hechos históricos. Montesquieu sustituyó la clasificación tradicional, puramente política, de las leyes con una concepción más concreta, que basó en una tipología de los órdenes políticos (despótico, monárquico y republicano). Asoció los principios de gobernabilidad y las constituciones de los países con las causas físicas, morales, económicas y geográficas que influyeron en la creación y evolución de las leyes. Aquí se presenta un manuscrito incompleto de la penúltima versión del texto antes de su publicación, de la mano de varios secretarios, con notas y pasajes firmados por Montesquieu. La división en capítulos difiere significativamente de la de la publicación original. El manuscrito también incluye varias páginas de varios escritos diferentes de Montesquieu, que produjeron los secretarios que usaba durante sus frecuentes períodos de ceguera casi total.

Roman de Renart

Roman de Renart (a veces conocida como «La novela de Renart») es el grupo de historias de animales más famoso producido en la Edad Media. No es una sola historia sino una colección de 26 capítulos compuestos por varios compositores y trovadores alrededor de finales del siglo XII y comienzos del XIII. Está inspirado en las Fábulas del antiguo escritor griego Esopo, y en un poema épico burlesco de Nivardus, que escribió en latín en Gante alrededor de 1150, llamado Ysengrimus. Bajo el pretexto de la guerra sin fin entre Renart el Zorro y Ysengrimus el Lobo, el trabajo ilustra la naturaleza animal del hombre y ofrece una crítica a las formas errantes del mundo feudal. Este manuscrito muy ilustrado, creado en la primera mitad del siglo XIV, es una copia manuscrita inusual de la novela. Las ingenuas miniaturas celebran las hazañas del zorro, el más astuto de los animales. También ilustran historias tales como el funeral de Lady Coppée, la gallina (f. 4r); la partida de Renart a las Cruzadas (f. 12v); el ataque al castillo de Maupertuis, la guarida del protagonista, a manos de Tibert el Gato, Noble el León, Tardif el Caracol e Ysengrimus el Lobo, mientras que Renart y sus hijos tienen una cena sin preocupaciones (f. 14v); y la violación de Hersent, la esposa de Ysengrimus (f. 16r).

Denier

Carlomagno (742-814) fue coronado emperador de los romanos en el 800. Sin embargo, las monedas que tienen su título imperial son tan escasas que se cree que sólo las mandó a acuñar después de 812, cuando recibió reconocimiento como emperador de Occidente por parte del emperador del Imperio Romano de Oriente. Este denier de plata es típico de los que se produjeron durante el renacimiento carolingio: un período en el que el arte, la cultura y la religión prosperaron bajo la influencia de Carlomagno. Estas monedas tienen el busto imperial clásico y un reverso que con frecuencia se inspiraba en la acuñación romana de monedas: una puerta de la ciudad (en Arlés, Ruán o Tréveris), un barco (en Quentovic o Dorestad), herramientas de acuñación (en Melle) o un templo, como el de aquí. Las monedas están marcadas con letras debajo del busto, que indican dónde fueron hechas. La M en esta moneda es por Maguncia; aquellas marcadas con C son de Colonia; las que tienen F, de Frankfurt y las que tienen V, en Worms. Los ejemplares sin letras se atribuyen a Aix-la-Chapelle. Esta moneda contiene lo que parece ser un retrato real de Carlomagno, por lo que se compara en importancia al retrato literario de Eginardo, en su biografía de Carlomagno escrita poco después de la muerte del emperador, o de la estatua ecuestre del siglo IX de Carlomagno en el Museo del Louvre.