3 de noviembre de 2011

Álbum

Este muraqqa’ (álbum) de caligrafía en formato de acordeón se compiló en la Turquía otomana en el siglo XII d. H. (siglo XVIII d. C.). El medio es tinta y pigmentos en papel montado sobre un cartón fino. Consta, en parte, de hojas con pasajes fragmentarios del Corán, del capítulo 2 (Sūrat al-baqarah), versículos 65 a 68, y capítulo 4 (Sūrat al-nisā’), versículos 103 a 106. También se incluyen los hadices (dichos del profeta Mahoma) y dos hojas de karalama (ejercicios de lápiz). Los versículos del Corán y los pasajes de hadith se realizaron en escrituras naskh y thuluth vocalizadas en tinta negra. El folio 5a lleva el nombre del calígrafo otomano Şeyh Hamdullah, también denominado Ḥamd Allāh al-Amāsī, quien murió en el 926 d. H. (1520 d. C.). Şeyh Hamdullah fue el calígrafo más afamado de su tiempo e influenció a las siguientes generaciones de calígrafos. Cada página del álbum está enmarcada con bordes marmolados del siglo XVIII. La encuadernación de piel de oveja, con un medallón central lobulado, tiene un panel central de gamuza y es probablemente contemporáneo del álbum. El manuscrito pertenece al Museo de Arte Walters y se lo identifica como Walters W. 672.

La prosodia elocuente en los 40 versículos

Este manuscrito es un comentario turco otomano de los cuarenta versículos del Corán, con hadices (los dichos del profeta Mahoma) y citas a los versículos que realizó Okçuzade Mehmet Şahî, fallecido en 1039 d. H. (1629 d. C.). Esta copia fue realizada en el siglo XI d. H. (siglo XVII d. C.). El texto se realizó en escritura naskh en tinta negra y roja. En los folios 1a, 1b y 2a aparece el sello waqf (legado) de al-Wazīr al-Shahīd ‘Alī Pāshā, fechado en 1130 d. H. (1717 d. C.). El nombre de un antiguo dueño, Sayyid Burhān al-Dīn, y su sello con fecha 1039 d. H. se encuentra en el folio 1a: tal vez se colocó allí cuando el segundo dueño adquirió la obra, un siglo después. El texto comienza con un íncipit iluminado con viñeta (folio 1b). La encuadernación de piel de cabra marrón oscura, con un medallón central lobulado relleno de flores entrelazadas y delineadas en dorado, es contemporánea con el manuscrito. El manuscrito pertenece al Museo de arte Walters y se lo identifica como Walters W. 667.

Dos obras sobre las creencias y prácticas islámicas

Este códice contiene dos obras sobre las creencias y prácticas islámicas, del autor otomano Aḥmet bin Muḥammed Şemsī Pāşā, quien murió en el 990 d. H. (1580 d. C.). Estas obras se titulan Tercümet ül-Viḳāye (la traducción de «Wiqāyat al-Riwāyah») y I’tiḳādiyāt (Creencias), según los títulos de los folios 2b y 29b, respectivamente. Ambos textos se copiaron en escritura nasta’liq negra, en el siglo X d. H. (siglo XVI d. C.). En el folio 2a hay una nota de aprobación del famoso jurista otomano Abū al-Su’ūd (Ebussuud) Efendi (fallecido en el 982 d. H. [1574 d. C.]). La primera composición, Tercümet ül-Viḳāye, es una versificación del famoso compendio de leyes hanafíes, conocido en árabe como Wiqāyat al-riwāyah (Garantías de transmisión) de Maḥmūd ibn Ṣadr al-Sharī’ah al-Maḥbūbī, quien prosperó en el siglo VIII d. H. (siglo XIV d. C.). La encuadernación de cuero marrón tiene un medallón central ovalado con colgantes y piezas en las esquinas con arabescos sobre un fondo dorado. El manuscrito pertenece al Museo de Arte Walters y se lo identifica como Walters W. 665.

Breve manual geográfico, con un texto adicional sobre Bosnia: para escuelas primarias

La primera imprenta de Bosnia y Herzegovina fue fundada por Božidar Goraždanin en 1519 en la ciudad de Goražde, en Bosnia oriental. Dos años después, en 1521, el establecimiento cerró sus puertas y se mudó a Rumanía. En consecuencia, un número reducido de libros escritos en Bosnia y Herzegovina se mandaron a imprimir fuera del país, a Venecia, Viena, Roma, entre otros, en lugar de producirse en el país. En la segunda mitad del siglo XIX, resurgió el interés por la impresión y publicación de libros en Bosnia y Herzegovina. La primera imprenta comenzó a trabajar en Sarajevo en 1866 y se llamó Sopronova pečatnja (Imprenta de Sopron) por su fundador, Sopron Ignjat (1825–1894), un periodista y editor de Novi Sad. Más adelante, pasó a llamarse Vilajetska štamparija (Imprenta del valiato). Los libros se imprimían en escrituras latina, cirílica, hebrea y árabe. Luego de que el Imperio astrohúngaro ocupara Bosnia y Herzegovina en 1878, Vilajetska štamparija continuó con la producción de libros pero cambió su nombre a Zemaljska štamparija (Imprenta Nacional). La Biblioteca Nacional y Universitaria de Bosnia-Herzegovina conserva una valiosa colección de los primeros libros escolares impresos en Vilajetska štamparija. Aquí se muestra uno de los artículos de la colección, Kratka zemljopisna početnica s dodatkom o Bosni: za niže učione (Breve manual geográfico, con un texto adicional sobre Bosnia: para escuelas primarias), publicado en 1869.

Eslavonia, Croacia, Bosnia y una parte de Dalmacia

La obra de Gerardus Mercator de 1590, Sclavonia, Croatia, Bosnia cum Dalmatiae parte (Eslavonia, Croacia, Bosnia y una parte de Dalmacia), es la mejor representación de Bosnia hecha hasta ese momento. El mapa (uno de los artículos más antiguos de las colecciones cartográficas de la Biblioteca Nacional y Universitaria de Bosnia-Herzegovina) fue publicado por la famosa empresa Blaeu de Ámsterdam. Se muestran aldeas, ciudades, ríos y montañas. La escala está en millas alemanas. El mapa está en latín, aunque los topónimos se escribieron en los idiomas de la región, como las lenguas eslavas y, en algunos lugares, el alemán. Mercator (1512–1594) nació en Rupelmonde, en Flandes (Bélgica). En realidad, su nombre era Gerardus Kremer. «Mercator», que significa «mercader», es una versión latinizada de su apellido en holandés. Estudió filosofía y teología en la Universidad de Leuven, y desarrolló un interés por la astronomía y la matemática. En 1537 elaboró su primer mapa, sobre Palestina. En el transcurso de su larga carrera, continuó creando numerosos mapas y globos terráqueos, y es más conocido por su invención de la proyección cartográfica de Mercator.

7 de noviembre de 2011

La maldición de Artemisa - Fragmento

Esta antigua maldición es uno de los documentos griegos más antiguos de Egipto que se conservan en papiro. Data del siglo IV a. C. y proviene de la comunidad de griegos jónicos que se estableció en esa época en Menfis, en el Bajo Egipto. La cultura griega llegó a ser dominante en Menfis, especialmente después del 332 a. C., cuando Alejandro el Grande fue coronado faraón en el templo del dios Ptah. En el documento, Artemisa (sobre quien se conoce casi nada) apela al dios greco-egipcio Serapis para que castigue al padre de su hija por privar a la niña de los ritos fúnebres y negarle el entierro. Serapis se identificaba con el toro momificado Apis, considerado una manifestación de Ptah y del dios egipcio Osiris. Para su venganza, Artemisa demanda que se le nieguen a este hombre (cuyo nombre no está mencionado en el texto) los mismos ritos fúnebres a él y a sus padres. Sus palabras drásticas son un claro ejemplo de la gran importancia de los ritos fúnebres, tanto en la tradición griega como en la egipcia. Este documento en papiro pertenece a la Colección de papiros de la Biblioteca Nacional de Austria, que armó el archiduque Rainer en el siglo XIX. En 1899 se la entregó al emperador Francisco José I, quien hizo que la colección formara parte de la Hofbibliothek (Biblioteca Imperial) de Viena. La Colección de papiros (Colección Erzherzog Rainer) es una de las mayores del mundo de su tipo y se inscribió en el registro «Memoria del Mundo» de la UNESCO en 2001.