8 de noviembre de 2011

El diván

Al-Waleed ibn Ubaidillah Al-Buhturi (821–897 d. C.; 206–248 d. H.) fue un destacado poeta árabe que nació en Manbij, en la actual Siria, y vivió a principios de la dinastía Abasí. Fue compañero del califa abasí, Al-Mutawakil, a quien asesinaron ante sus ojos en el 861. El incidente violento pesó mucho en la psique del poeta y lo llevó a un exilio voluntario y un período de reclusión. Con frecuencia se menciona a Al-Buhturi en conexión con otros dos preeminentes poetas de la era abasí: Abu Tamman, quien lo precedió, y Al-Mutanabbi, quien lo sucedió. De los tres, se considera a Al-Buhturi el más poético. Mientras que la poesía de los otros dos fue más filosófica, la de Al-Buhturi fue decididamente lírica y emocional, lo que llevó a los críticos literarios de su época a llamar a su trabajo «los collares de oro». Además de los poemas típicos llenos de alabanzas hacia los califas y emires, la obra de Al-Buhturi incluye algunos de los poemas más tiernos sobre el amor jamás escritos en árabe. El título de la obra se refiere al término «diván», que proviene de la palabra persa para escritor o escriba, que pasó a nombrar una colección de poemas, generalmente de un solo autor.

El libro de los avaros

Abu Uthman Amr ibn Bahr al-Kinani (776–869 d. C.; 163–255 d. H.), apodado Al-Jahiz por sus ojos saltones, fue una destacada figura literaria que vivió en los comienzos de la era abasí. Nació y murió en Basora, Irak. Se dice que su abuelo era un esclavo proveniente de África oriental. Al-Jahiz fue un prolífico escritor de temas que abarcaban desde la teología hasta la política y los modales, y dejó muchas obras de gran importancia. Se le atribuye el haber moldeado profundamente las reglas de la prosa árabe. Al-bukhalaa (El libro de los avaros) se percibe como una enciclopedia científica, literaria, social, histórica y geográfica, en la que Al-Jahiz cuenta historias de gente tacaña que conoció, aunque se cree también que algunos de los personajes son imaginarios. Con una prosa vigorosa y cómica, se burló de la avaricia de maestros, cantantes, escribas y mendigos. Con una actitud sin prejuicios, describió a sus personajes en forma realista, sagaz y divertida, presentándolos como afables pero ingenuos.

Sentar las bases para la investigación del significado de los tránsitos

Abu al-Rayhan al-Biruni (también conocido por la versión latinizada de su nombre, Alberoni, 973–1048 d. C.; 362-440 d. H.) fue un gran pensador del siglo XI cuyas obras e intereses académicos abarcaban desde las ciencias físicas y naturales, la matemática, la astronomía y la geografía hasta la historia, la cronología y la lingüística. Al-Biruni nació en Kath, Corasmia, en la actual Uzbekistán, y murió en Gazni, en lo que hoy es el centro este de Afganistán. Escribió más de 120 obras y se lo considera el fundador de la indología, por su detallada descripción de la India del siglo XI. El cráter Al-Biruni de la luna lleva su nombre. Tamhīd al-mustaqarr li-taḥqīq maʻná al-mamarr (Sentar las bases para la investigación del significado de los tránsitos) es un tratado sobre el tema de los rayos de luz y la longitud de las sombras. Fue Al-Biruni quien descubrió que la luz viajaba más rápido que el sonido.

Los prados de oro y las minas de gemas

Abu al-Hasan Ali ibn al-Husayn ibn Ali al-Mas'udi (circa 896–956 d. C., 283–345 d. H.) fue un historiador y geógrafo árabe conocido como el «Heródoto de los árabes». Fue uno de los primeros eruditos en combinar la historia y la geografía científica en un trabajo de gran escala. Muruj adh-dhahab wa ma'adin al-jawhar (Los prados de oro y las minas de gemas) es un libro de historia mundial que combina las versiones rescritas de dos obras anteriores de al-Masudi. La primera mitad del libro es de enorme valor, aunque un poco extensa y confusa en su diseño. Comienza con la creación del mundo y la historia judía. Luego siguen capítulos que describen la historia, la geografía, la vida social y las costumbres religiosas de tierras no islámicas como India, Grecia y Roma. La obra prosigue con descripciones de los océanos, los calendarios de varias naciones, el clima, el sistema solar y los grandes templos. Hay secciones inusuales e interesantes dedicadas a la pesca de perlas en el golfo Pérsico, al ámbar encontrado en África oriental, a los ritos funerarios hindúes, a la ruta por tierra a China y a la navegación, con sus peligros varios, como tormentas y trombas. También se explican las posiciones relativas y características de los mares.

El libro de los cantares

Abu Al-Faraj Al-Isbahani (o Al-Isfahani, 897–967 d. C.) fue un erudito literario, poeta y genealogista que nació en Isfahán, en el actual Irán, pero vivió gran parte de su vida en Bagdad y Alepo. Kitab al-Aghani (El libro de los cantares) es considerado a menudo su obra maestra. Se conocen una docena o más de sus obras. En su mayor parte describen la vida social indulgente de su época, un tema que generó considerables críticas, sobre todo de parte de los clérigos: algunos de ellos incluso llegaron a cuestionar su rigor científico y autenticidad. Al-Isbahani llamó a su obra El libro de los cantares porque tuvo como base principal 100 canciones, que había seleccionado en un principio el músico y cantante Ibrahim Al-Mosili para cantar a sus clientes, los califas abasíes Harun Al-Rashid y Al-Wathiq. Se dice que le llevó 50 años a Al-Isbahani terminar el libro, antes de dedicárselo a Seif ud-Dawla, el emir de Alepo. El libro tiene tres partes: una selección de canciones que Al-Mosili cantaba a sus clientes califas, historias de califas y sus parientes que componían melodías, y otras canciones seleccionadas por el mismo Al-Isbahani.

La filosofía de ibn Tufail y su tratado del filósofo autodidacta

Abu Bakr Muhammad ibn Tufail (también conocido por la versión latinizada de su nombre, Abubacer Aben Tofail, 1105–1185 d. C.) fue un erudito andaluz musulmán que nació cerca de Granada, España, y murió en Marruecos. Además de fragmentos de poesía, Hayy ibn Yaqzan (Vivo, hijo de la vigilia), también llamado Philosophus Autodidactus (El filósofo autodidacta), es la única obra suya que se conserva. Se la considera la primera novela filosófica, y a menudo se la ve como una versión árabe más temprana del libro de Daniel Defoe, Robinson Crusoe. El libro fue de gran influencia en Occidente. Se desarrolla en una isla desierta y deshabitada, donde el huérfano Hayy es amamantado por un ciervo y llega a la edad adulta, a la razón y a una comprensión de la ciencia y la verdad religiosa.