8 de noviembre de 2011

Los caracteres de Teofrasto

Jean de La Bruyère (1645–1696) fue un ensayista y moralista francés. Su Les caractères de Théophraste, traduits du grec, avec les caractères ou les moeurs de ce siècle (Los caracteres de Teofrasto, traducidos del griego, con los caracteres o las morales de este siglo) es una obra maestra de la literatura francesa. La Bruyère, empleado como tutor en la casa real de Luis XIV, observó de primera mano la vanidad y las pretensiones de la sociedad aristocrática a su alrededor. Su trabajo consiste en una traducción del tratado del escritor griego Teofrasto (circa 372-288 a. C.), y una serie de bocetos de caracteres y ensayos puntuales orientados a la Francia contemporánea, escritos en el estilo de Teofrasto. La Bruyère publicó la primera edición de su libro en 1688, a la que siguieron no menos de nueve ediciones sucesivas antes de de su muerte en 1696. No sólo amplió y revisó el texto de una edición a otra, sino que también lo corrigió durante la impresión, enriqueciéndolo con más variedad. La copia que se presenta aquí es una de las tres copias inusuales de los primeros borradores impresos, por lo que refleja el punto básico inicial desde el cual evolucionó la obra. El libro de La Bruyère inspiró a una oleada de imitadores, lo que hizo que la revista mensual Le Journal de Trévoux notara, en 1701: «Todo el país de las letras ha sido invadido por caracteres».

El romance del rey Arturo y otros del siglo XIII

Este manuscrito del siglo XIII, con texto en dos columnas y magnífica decoración, es una antología de romances de la Edad Media. Los primeros dos textos, L'Estoire del Saint Graal (La historia del Santo Grial) y L'Estoire de Merlin (La historia de Merlín) están dedicados a las leyendas artúricas y se atribuyen a Robert de Boron (circa 1200). El tercer texto, Le Roman des Sept Sages de Rome (El romance de los siete maestros sabios de Roma), es una obra de antiguos orígenes orientales, que deriva del Libro de Simbad, muy conocido en el siglo XII en Francia, en varias versiones en francés. El último texto, La Penitence Adam (La penitencia de Adán), es una traducción realizada por un monje llamado Andriu de la leyenda latina de la madera de la Cruz, con un tema similar al del Santo Grial. Todo el manuscrito está adornado con ilustraciones pintadas suntuosamente e iniciales iluminadas sobre un fondo dorado. Las extensiones marginales, las antenas, están decoradas con personajes, animales grotescos y fantásticos que animan las secciones superiores e inferiores de las páginas con sus travesuras, como la escuela de monos en el folio 355r. El diseño expresivo, a veces bordeando la caricatura, los colores frescos y los matices dan una vivacidad especial a la narración, que es muy perceptible en escenas como la concepción de Merlín (f. 113v) o la del hombre que cae de un puente como predijo Merlín (f. 138v). Estas cualidades estilísticas que combinan vitalidad y elegancia hacen que el manuscrito sea uno de los ejemplares más hermosos de la producción artesiana de finales del siglo XIII. El manuscrito fue parte de la Biblioteca Visconti de Pavia, en Italia del norte, antes de pasar a las colecciones reales francesas después de que Luis XII se lo confiscara a los duques de Milán.

El libro de la ciudad de las damas

Christine de Pisan (circa 1364–1430) nació en Italia y llegó a Francia a los cuatro años con su padre. Podría decirse que fue la primera mujer en Europa en ganarse la vida como escritora, y se la considera, por lo general, como una de las primeras feministas, que se pronunció en favor de los derechos de las mujeres y los logros de las mujeres casadas. Escribió poemas y prosa que a menudo fueron alegóricos y filosóficos y que reflejaban su propia personalidad, única y comprometida. A menudo preparaba los libros con la ayuda de copistas e iluminadores y los ofrecía al mecenazgo de príncipes y reyes. Le Livre de la Cité des dames (El libro de la ciudad de las damas) es tal vez la mejor expresión del feminismo humanista y lúcido de Christine. Como una respuesta implícita a Ciudad de Dios de San Agustín, y también inspirado en la obra de Boccaccio, el libro está escrito como un diálogo entre estudiante y maestro. Las figuras alegóricas de la Razón, la Justicia y la Rectitud conversan con Christine y la invitan a construir una ciudad para mujeres famosas del pasado y para mujeres virtuosas de todos los tiempos, en un mundo hecho para los hombres. Entre los aproximadamente 30 ejemplares conocidos del texto, esta copia famosa y con bellas ilustraciones porta la firma de su dueño, Jean de Berry (1340–1416), un gran bibliófilo de la Casa de Borgoña.

Las historias extrañas más memorables observadas desde el nacimiento de Jesucristo hasta nuestro siglo

Después de estudiar leyes en varias universidades francesas, Pierre Boaistuau (1517–1566) pasó mucho tiempo viajando por Europa al servicio de diferentes embajadores, lo que le dio la oportunidad de examinar las curiosidades del mundo contemporáneo. Al regresar a París, escribió y publicó sus obras completas en el breve período de 1556 a 1560. Sus libros fueron el origen de dos géneros dominantes en la segunda mitad del siglo XVI: los histoires tragiques (relatos trágicos) y los histoires prodigieuses (relatos extraños). Histoires prodigieuses (Relatos extraños) fue la última obra de Boaistuau que se publicó en su vida. Inspirado en gran parte por el humanista y enciclopedista alsaciano Conrad Lycosthenes (1518–1561), se basó en varias fuentes: relatos contemporáneos del nacimiento de monstruos, relatos fantásticos, presagios y lo sobrenatural, y textos mitológicos y cuentos medievales; todo ello mezclado con sus propias observaciones. Ilustrados con 49 grabados en madera que representan monstruos y eventos prodigiosos, los cuentos se volvieron a publicar, adaptar y traducir muchas veces.

Relaciones peligrosas

El autor francés Pierre-Ambroise François Choderlos de Laclos (1741–1803) publicó Les Liaisons dangereuses (Relaciones peligrosas) en 1782, firmado sólo con sus iniciales. Considerada por muchos una obra escandalosa, la novela epistolar grabó el nombre de Laclos en la tradición literaria del siglo XVIII, en la que prosperó la ficción en forma de cartas y memorias supuestamente descubiertas, y en la que el libertinaje y el anonimato estaban relacionados entre sí. En la novela, los personajes de Merteuil y Valmont, miembros de la aristocracia de una sociedad enrarecida y excesivamente afectada a finales del antiguo régimen, idean una trampa infernal en la que ellos mismos caen, lo que da lugar al final trágico de la historia. El increíble éxito de Les Liaisons dangereuses (Relaciones peligrosas) sólo se compara al de La Nouvelle Héloïse (La nueva Eloísa) de Jean-Jacques Rousseau, 20 años antes. La novela, que en un principio Laclos tituló Le danger des liaisons (El peligro de las relaciones), está impregnada de tensión y ambigüedad moral, y los críticos han discutido por mucho tiempo si la intención de Laclos fue escribir una obra que expusiera la decadencia de la sociedad aristocrática de su época. Este manuscrito es una copia de un primer borrador desconocido, en el que Laclos trabajó en dos momentos diferentes. Más tarde Laclos reorganizó algunas de las cartas de la novela.

El anillo de cuello de la paloma

Abu Muhammad Ali ibn Ahmad ibn Said ibn Hazm (994–1064 d. C; 384–456 d. H.) fue un famoso poeta andaluz y erudito religioso de Córdoba. Nació en una familia eminente y, después de recibir una distinguida educación integral, sirvió al califato Omeya en su declive. Sus actividades políticas lo llevaron a la prisión y al destierro; en el exilio, escribió Tawq al-hamamah (El anillo de cuello de la paloma), en respuesta al pedido de un amigo. A menudo se considera que es el libro más detallado y reflexivo sobre la naturaleza y las causas del amor que se haya escrito en el mundo árabe. La obra incluye historias de amor en prosa y poesía, además de analizar el afecto como una emoción humana. El libro está dividido en 30 capítulos que comienzan con los «signos del amor» y que incluyen el deseo constante de mirar al amado, el deseo de comunicarse entre sí, la prisa por encontrarse con el amado y la forma en la que late el corazón en el encuentro. Otros capítulos contienen temas como soñar con el amado, el amor a primera vista, la escritura de cartas y el envío de un emisario al amado.