Mapa cosmográfico o descripción universal del mundo con la dirección verdadera de los vientos

Se cree que este mapa del mundo hecho en Dieppe, al norte de Francia, en 1570 es el único mapa existente cuyo autor es Jean Cossin (también escrito como Jehan y Johan Cossin), un hidrógrafo de Dieppe conocido en su época por ser un excelente fabricante de mapas marinos. Se titula Carte cosmographique ou universelle description du monde avec le vrai traict des vents (Mapa cosmográfico o descripción universal del mundo con la dirección verdadera de los vientos). El mapa se enmarca en una proyección original, conocida como sinusoidal, en la que los meridianos son las sinusoides y los paralelos, las líneas rectas equidistantes divididas en partes iguales por los meridianos. Después del cartógrafo flamenco Gerardus Mercator (1512-1594), Cossin fue el segundo productor de mapas en emplear esta proyección compleja. El mapa refleja los conocimientos considerables de matemática de su autor, pero fue de poco interés práctico o uso para los marineros. Muestra un gran continente austral que se despliega desde Tierra del Fuego; se creía en la hipótesis de que este continente era el contrapeso esencial para las tierras del hemisferio norte. El mapa está encerrado en un gran marco que presenta los signos del zodíaco a lo largo del lado izquierdo y los climas en el derecho. En las banderas que llenan las cuatro esquinas entre el mapa y el borde se enumeran el título, el nombre del autor, la fecha y el lugar de producción.

Lo mejor de la aritmética

Este tratado sobre el arte de la aritmética, que se terminó a fines de la década de 1880, abre una ventana a la primera interacción entre la pedagogía tradicional y la moderna de matemática en Egipto. El uso de préstamos del francés, como million, además de ciertas notaciones modernas, indica que el autor estaba familiarizado con los avances de la época con respecto a la enseñanza de aritmética. La obra tiene una introducción, diez capítulos y una conclusión. Después de la alabanza tradicional a Dios, al profeta Mahoma y a las virtuosas vanguardias del aprendizaje, el tratado comienza por introducir a la aritmética como una ciencia útil y rigurosa, que subyace a la matemática, que es el fundamento de las transacciones mundiales y que es una fuente de conocimiento de la que dependen muchas cuestiones de la ley islámica. En su introducción, el autor ofrece una definición descriptiva y operativa de los números y sus clasificaciones. El capítulo 1 trata sobre las operaciones (suma, resta, multiplicación y división) de números enteros. El capítulo 2 se encarga de las fracciones y su expansión, reducción y operaciones básicas. El capítulo 3 trata sobre el caso especial de las fracciones que se basan en la división por 24 partes, denominadas qirāt (quilate), que, en teoría, utilizaban mucho los egipcios coptos; a éstas las llama fracciones coptas. En el capítulo 5, el autor se refiere a las fracciones decimales y las presenta como de uso difundido en Europa. En el capítulo 6, se examinan las fracciones sexagesimales utilizadas en los cálculos celestes, se proporciona información sobre una variedad de operaciones aritméticas utilizadas en Egipto en la época y se analizan las medidas de longitud, peso, escalas y tipos de cambio. El capítulo 7 trata sobre la extracción de raíces cuadradas y cúbicas, así como de las operaciones con radicales. El capítulo 8 analiza la geometría, la aritmética y los números musicales, junto con operaciones con ellos. El capítulo 9 trata de la resolución de ecuaciones y contiene problemas relacionados con el cálculo de zakāt (impuesto a la limosna) y la división de herencias. En el capítulo 10, se trata con más detalle la herencia. La conclusión del libro presenta métodos algebraicos.

Un tratado sobre el dibujo de cuerdas en un círculo

Abu al-Rayhan al-Biruni (también conocido por la versión latinizada de su nombre, Alberoni, 973–1048 d. C.; 362-440 d. H.) fue un gran pensador del siglo XI cuyas obras e intereses académicos abarcaban desde las ciencias físicas y naturales, la matemática, la astronomía y la geografía hasta la historia, la cronología y la lingüística. Al-Biruni nació en Kath, Corasmia, en la actual Uzbekistán, y murió en Gazni, en lo que hoy es el centro este de Afganistán. Escribió más de 120 obras y se lo considera el fundador de la indología, por su detallada descripción de la India del siglo XI. El cráter Al-Biruni de la luna lleva su nombre. Risālah fī Istikhrāj al-awtār fī al-dāʼirah (Un tratado sobre el dibujo de cuerdas en un círculo) es, como su nombre sugiere, un tratado de geometría que trata sobre círculos.

Jabir ibn Hayyan

Jabir ibn Hayyan (también conocido por la versión latinizada de su nombre, Geber, 721–815 d. C., 103–200 d. H.) fue un erudito, filósofo y alquimista musulmán. Probablemente nació en Tus, Jorasán, en el actual Irán, aunque algunas fuentes afirman que nació y creció en Kufa, Irak. Se han cuestionado algunos aspectos de la vida de Jabir ibn Hayyan, así como la autenticidad de decenas, sino cientos, de títulos de su vasta obra. Se le atribuyen de una manera u otra más de 3000 tratados o libros, en campos que incluyen la cosmología, la música, la medicina, la magia, la biología (como la generación artificial de seres vivos), la tecnología química, la geometría, la gramática, la metafísica y la lógica. Esta obra es una biografía de Jabir ibn Hayyan cuyo autor es Zaki Naguib Mahmoud (1905–1993), escritor, académico y profesor de filosofía egipcio. Fue un escritor enciclopédico, conocido por su habilidad para simplificar ideas complejas y por sacar a la filosofía de su «torre de marfil» para el dominio público.

Libro de poesía y poetas

Abdullah ibn Muslim ibn Qutaibah (828–885 d. C., 213–276 d. H.) fue un historiador y crítico literario árabe, además de jurista y erudito islámico. Nació en Kufa, en la actual Irak, y pasó la mayor parte de su vida en Bagdad, donde murió. Su Al-shiir wal shuaraa (Libro de poesía y poetas) se considera un importante clásico de la literatura árabe y una obra pionera de la crítica literaria. Es una enciclopedia biográfica de más de 200 poetas árabes destacados, desde el período preislámico hasta los comienzos de la era abasí (del siglo VI al siglo IX d. C.). El libro abarca a los poetas de estas épocas, sus orígenes tribales, sus historias de vida, su tabaqat (clase y destreza artísticas) y las opiniones de sus críticos. También contiene secciones donde se clasifica a los poetas por calidad y género.

Estudio crítico de lo que dice India, aceptado por la razón o refutado

Abu al-Rayhan al-Biruni (también conocido por la versión latinizada de su nombre, Alberoni, 973–1048 d. C.; 363-439 d. H.) fue un gran pensador del siglo XI cuyas obras e intereses académicos abarcaban desde las ciencias físicas y naturales, la matemática, la astronomía y la geografía hasta la historia, la cronología y la lingüística. Al-Biruni nació en Kath, Corasmia, en la actual Uzbekistán, y murió en Gazni, en lo que hoy es el centro este de Afganistán. Escribió más de 120 obras y se lo considera el fundador de la indología, por su detallada descripción de la India del siglo XI. El cráter Al-Biruni de la luna lleva su nombre. Tahqig ma lilhind min maqoolah maqboolah lilaql aw marthoolah (literalmente, Estudio crítico de lo que dice India, aceptado por la razón o refutado, pero también conocido como Indica) es una visión crítica, sincera y concisa del hinduismo y la cultura india. Lo realizó después que al-Biruni viajara a India como astrólogo de la corte, en la expedición del sultán Mahmud de Gazni (que falleció en 1030 d. C.), y después de estudiar con sabios indios y coleccionar libros de la India.

Diccionario biográfico de Ibn Khallikan, volúmenes 1 y 2

Abu-l ‘Abbas Ahmad Ibn Khallikan (1211–1282 d. C., 608–1281 d. H.) fue un jurista kurdo musulmán que vivió en lo que hoy son Irak, Siria y Egipto. Wafayat al-a’yan wa-anba abna az-zaman (Obituarios de los hombres eminentes e historia de los contemporáneos), más conocido como el diccionario biográfico de Ibn Khallikan, es el libro por el que debe su fama el autor. La obra, de gran importancia para la historia civil y literaria del pueblo musulmán, le llevó a Ibn Khallikan desde 1256 hasta 1274. El diccionario tiene un enorme alcance: la traducción al inglés, del irlandés William MacGuckin (también conocido como el barón de Slane) a mediados del siglo XIX, consta de más de 2700 páginas. No es de extrañar, por lo tanto, que los historiadores árabes posteriores hayan llenado sus páginas con extractos de la obra de Ibn Khallikan y que los retóricos, los gramáticos y los compiladores de anécdotas árabes hayan utilizado pasajes seleccionados del diccionario.

El diván de Al-Mutannabbi con comentario de Al-Ukbari

Abu Al-Tayyib Ahmed ibn Al-Hussein (915–965 d. C., 303–354 d. H.), más conocido como Al-Mutanabbi (profeta autoproclamado), es posiblemente el mayor poeta árabe de todos los tiempos. Vivió una vida corta y turbulenta de aproximadamente 50 años. Nació en Irak, pero viajó mucho: cruzó Siria y Egipto, para luego regresar a Irak y Persia en busca de recompensas políticas y monetarias. Orgulloso al punto de la arrogancia y crítico de sus enemigos, fue asesinado en Irak, su lugar de nacimiento, en su retorno desde Persia. Su poesía perduró gracias a su extraordinaria habilidad para describir emociones humanas y su profunda comprensión de la vida. Los versos de muchos de sus poemas sobre la naturaleza humana y las fluctuaciones de la fortuna se convirtieron en proverbios y en sabiduría muy citada. Su obra todavía influencia a los poetas árabes actuales. El comentario de Al-Ukbari (fallecido en 1219 d. C., 616 d. H.) sobre la colección de poesía de al-Mutanabbi es considerado por muchos el más respetado de este tipo. No sólo explica la poesía de Al-Mutanabbi, sino también su conexión con otras joyas literarias de generaciones pasadas.

El único en su tipo

Abdulmalik ibn Muhammad al-Thaalibi (961–1038 d. C., 350–429 d. H.) fue un eminente lingüista, figura literaria y poeta. Nació en el centro comercial y cultural de Nishapur en Persia (actual Irán). Yateemet al-dahr (El único en su tipo) es la más famosa de sus más de 80 obras. El libro es una compilación de biografías de los poetas de su época, dividido en cuatro secciones principales, cada una de las cuales cubre una región: los poetas de al-Sham (Levante) y sus alrededores; los poetas Buwayhid (Persia oriental e Irak); los poetas de las tierras montañosas de Gorgan y Tabaristán (Persia) y los poetas de los reinos de Jorasán y Transoxiana, en Asia Central. Cada sección está dividida en diez capítulos. Normalmente, Al-Thaalibi viajaba para hablar con los poetas en persona. Cuando no era posible, hablaba con aquellos que los conocían o, como último recurso, consultaba libros acerca de ellos. Terminó el libro circa 994 d. C. y lo reescribió nueve años después, luego de que fuese ampliamente conocido. Alrededor de 20 años después, le agregó un apéndice para actualizar las biografías y sumar a nuevos poetas como Abu Al-Alaa Al-Maari, quien había alcanzado una importancia panárabe en los años siguientes a la primera publicación. Al menos cinco autores escribieron versiones similares del libro o le agregaron material nuevo para cubrir nuevas regiones, tales como Andalucía.

La historia de los filósofos musulmanes en Oriente y Occidente

Muhammad Lutfi Jumaa (1886–1953), nacido en Egipto, fue abogado, activista político, lingüista, traductor y novelista. La historia de los filósofos musulmanes en Oriente y Occidente es una compilación de biografías de algunos de los eruditos musulmanes más famosos. Analiza la historia de vida, educación, tendencia doctrinaria y puntos de vista de muchos de los más importantes pensadores, filósofos y eruditos musulmanes. Entre las figuras que aparecen en la obra están Al-Farabi, Al-Kindi, Ibn Sina, Ibn Bajah, Ibn Tufail, Ibn Rushd, Ibn Khaldoun, Ibn Al-Haytham y Ibn Arabi.