29 de abril de 2016

Nota acerca de la construcción de un «takiyah-khanah»

Esta gran lámina, compuesta por hojas de papel que han sido pegadas entre sí, consta de cuatro líneas ejecutadas en escritura nastaʻliq. En la parte superior, aparece el número 786, que en el sistema abyad (de letras y números) es equivalente a la suma total de las letras que aparecen en la basmala (en el nombre de Dios). En otras palabras, el número 786 ubicado en la parte superior de la página significa «En el nombre de Dios, el Misericordioso, el Benéfico» y aparece antes del contenido principal del texto. Las cuatro líneas siguientes afirman que un tal Muhammad ‘Ali ordenó la construcción de un edificio destinado a los servicios de dhikr (conmemoraciones) y a las ceremonias de matam (luto) por el martirio del imán Husayn. A este tipo de edificios se los denomina takiyah o takiyah-khanah y se los utiliza para la puesta en escena de las taʻziyah (obras de teatro chiitas de la pasión) que recrean los eventos acontecidos en Kerbala en el año 680. Los takiyahs se construyeron en comunidades chiitas de Irán y de la India durante los siglos XIX y XX. Uno de los más famosos fue el edificio que ordenó construir Muʼavin al-Mulk en Kermanshah, en el sudoeste de Irán, entre 1895 y 1896. Se trata de un complejo lujosamente decorado, que consta de varios sectores y fue creado para celebrar diferentes eventos religiosos y representaciones en relación con el martirio del imán Husayn.

Versos de Jursan Amir

Este fragmento caligráfico consta de una serie de versos creados por el poeta Jursan Amir (circa 1253-1325), cuyo nombre aparece escrito como «li-Amir Khusraw» en el extremo superior derecho del panel de texto central. Los versos, que describen la constancia del amor como si se tratara de un capullo sempiterno, dicen: «Es tan bello disfrutar del rosedal / (Que Dios me clave) una espina en los ojos si solo una de ellas (las flores) se parece a ti / Entro y salgo del jardín cien veces / (y) a causa de mi angustia no sé qué rosa está en flor / Las cenizas de Kisra se transformaron en flor, y la corona, pletórica de gemas, se hizo añicos / El nombre del ser amado todavía (mora) en cada puerta y en cada muro». El panel de texto está enmarcado por una serie de versos escritos sobre un fondo rosado o azul pintados con diseños dorados. Los versos han sido pegados sobre una hoja de papel azul más grande, con ciervos y flores en dorado. La composición tiene un soporte de cartón. En el extremo inferior izquierdo y en las dos líneas horizontales de texto ubicadas debajo del panel central, el calígrafo, Muhammad Husayn al-Katib («el escritor»), firma la obra con sus diminutivos y pide perdón a Dios por sus pecados. También indica que completó este panel caligráfico en el año 998 d. H. (1590). Parece que Muhammad Husayn fue un artista prolífico durante el gobierno del sah safávida ʻAbbas I (que reinó entre 1587 y 1629).