17 de agosto de 2016

Viajes por India

Jean-Baptiste Tavernier (1605-1689) fue uno de los viajeros más famosos de la Europa del siglo XVII. Hijo de un protestante francés que había huido de Amberes para escapar de la persecución religiosa, Tavernier fue un comerciante de joyas que, entre 1632 y 1668, hizo seis viajes a Oriente. Entre los países que visitó (la mayoría más de una vez), están los territorios que hoy forman parte de Chipre, Malta, Turquía, Siria, Irak, Irán, Afganistán, Pakistán, India, Sri Lanka e Indonesia. En 1676, publicó su obra Les six voyages de Jean Baptiste Tavernier (Los seis viajes de Jean Baptiste Tavernier), en dos volúmenes. Al año siguiente, apareció una traducción del libro al inglés, abreviada y con numerosos errores. Aquí se presenta la primera edición académica moderna en inglés, publicada en 1889, con traducción, notas y una semblanza de Tavernier, obra del doctor Valentine Ball (1843-1895), un funcionario británico perteneciente al Servicio Geológico de la India. Entre los capítulos más memorables del libro, se destacan los que relatan las visitas de Tavernier a las minas de diamante de la India y su inspección de las joyas del Gran Mogol. Tavernier no era un erudito ni un lingüista versado. Aunque gozó de popularidad durante el siglo XVII, su autoridad se desvaneció cuando historiadores y otros expertos pusieron en duda la precisión de sus observaciones. La confianza en su obra recobró popularidad en el siglo XX, cuando historiadores importantes, como Lucien Febvre y Fernand Braudel, utilizaron información detallada que había registrado sobre el precio y la calidad de los productos y sobre los negocios y las prácticas comerciales para sus innovadores estudios sobre la historia económica y social. La obra contiene varios apéndices de Ball sobre diamantes famosos (como el histórico diamante Koh-i-Noor que ahora pertenece a la familia real británica), las minas de diamante de la India y Borneo, las minas de rubí de Birmania y los lavados de zafiro de Ceilán (Sri Lanka). Un mapa desplegable muestra los viajes de Tavernier por la India y las minas que visitó.

Afganistán: el estado colchón. Gran Bretaña y Rusia en Asia central

Afganistán: el estado colchón. Gran Bretaña y Rusia en Asia central, escrita por un exoficial e intérprete de ruso del Ejército de la India, brinda una visión general de la rivalidad anglo-rusa y de la presunta amenaza rusa para la India británica. La obra pretende ser una breve introducción a un tema complejo y da cierta perspectiva del tipo de pensamiento imperial británico que prevaleció hasta la Primera Guerra Mundial. El primer capítulo analiza la importancia de la India para el Imperio británico. El libro sostiene que Gran Bretaña debía tratar de proteger todas las líneas de comunicación que conectaban a la India con la madre patria y salvaguardar a la propia India. Para lograr estos objetivos, Gran Bretaña debía dirigir su política de modo tal que Persia, Afganistán y el oeste de China permanecieran independientes y sin divisiones, y, de ser posible, más propensos a la influencia británica que a la de cualquier otra potencia. También era esencial que el Bósforo y los Dardanelos permanecieran invulnerables a la invasión rusa y evitar que Rusia obtuviera un puerto de salida al golfo Pérsico. El segundo capítulo ofrece una perspectiva general de las invasiones pasadas de la India, desde la época de los antiguos asirios y persas hasta la de Nader Sah en el siglo XVIII. El tercer y el cuarto capítulo abordan la presencia de Rusia en Asia central y sus políticas. El quinto capítulo analiza el «teatro de operaciones» en el que podría desarrollarse un conflicto anglo-ruso. El sexto capítulo gira en torno al papel de los estados o principados con influencia en el desarrollo de un conflicto de esta índole, en especial, Afganistán, pero también Beluchistán, el Tíbet, Cachemira y China. El capítulo final analiza el acuerdo anglo-ruso de 1907, que reafirmó la influencia predominante de Gran Bretaña en Afganistán. Publicada en Londres y Madrás (hoy Chennai, la India), la obra presenta dos detallados mapas desplegables que ilustran el «avance» de Rusia en Asia central. El libro casi no menciona a Alemania, nación con la que, irónicamente, Gran Bretaña estaría en guerra (en alianza con Rusia) unos pocos años después.

Rusia en Asia: un registro y un estudio, 1558-1899

Alexis Sidney Krausse (1859-1904) fue un periodista y autor británico que escribió para muchos periódicos británicos y produjo libros sobre una amplia gama de temas, como la pobreza en Londres, China y el Lejano Oriente, y el Imperio ruso. Rusia en Asia: un registro y un estudio, 1558-1899 narra la expansión rusa en Asia a partir de 1558, el año en que Grigorii Stroganov recibió una cédula de Iván el Terrible para colonizar las tierras del río Kama, en el extremo oeste de los montes Urales. La obra cubre la absorción de Siberia, la conquista rusa de los kanatos de Jiva y Bujará, su expansión al Turquestán a finales del siglo XIX, la incorporación de tierras que antes habían pertenecido a Persia y a China, la construcción de ferrocarriles y la política rusa en Afganistán. En el prefacio, Krausse escribe que su libro «no pretende ser más que una historia, completa y concisa, de la Rusia asiática. La crítica de las políticas rivales de Rusia e Inglaterra tiene como objetivo presentar la deducción clara e imparcial a la que se llega a partir de su estudio exhaustivo». De hecho, el libro presenta un marcado sesgo contra Rusia, a la que presenta como inexorablemente expansionista y el «enemigo natural» de Gran Bretaña. Rusia en Asia tuvo varias ediciones, en Gran Bretaña y los Estados Unidos. Aquí se presenta la primera de ellas, publicada en Londres en 1899. Contiene 12 mapas y tres apéndices: una cronología de los «hitos de la historia de la Rusia asiática»; un compendio de los tratados y convenciones más importantes entre Rusia y China, Persia, Afganistán y otras entidades políticas en el límite meridional del Imperio ruso, y una bibliografía de las autoridades de la Rusia asiática y los países vecinos.

La vida y la correspondencia del general de división sir John Malcolm

Sir John Malcolm (1769-1833) fue un soldado, administrador colonial, diplomático, lingüista e historiador de origen británico. Nació en Escocia, dejó la escuela a los 12 años y, gracias a un tío, se aseguró un puesto en la Compañía de las Indias Orientales. Mientras estuvo apostado en diversas partes de la India como oficial de las fuerzas militares de la Compañía, se interesó en las lenguas extranjeras, que estudió con diligencia. Dominó con fluidez el persa y, con los años, se desempeñó como intérprete y enviado británico en Persia en diversos puestos. Malcolm escribió varios libros mientras vivió en Persia y durante numerosas estancias prolongadas en Inglaterra. Algunos de ellos son Esbozo de la historia política de la India (1811), Observaciones sobre los disturbios en el Ejército de Madrás en 1809 (1812), Esbozo de los sijes (1812) y su obra más famosa, La Historia de Persia: desde el período más antiguo hasta la actualidad, publicada en 1815. Su último cargo oficial fue el de gobernador de Bombay entre 1827 y 1830. Regresó a Inglaterra en 1831 y finalizó otras dos obras: Gobierno de la India (1833) y La vida de Clive (publicada de forma póstuma en 1836). La vida y la correspondencia del general de división sir John Malcolm es una biografía en dos volúmenes escrita por sir John William Kaye (1814-1876). Kaye fue oficial del ejército de la Compañía de las Indias Orientales y renunció en 1841 para dedicarse por completo a escribir sobre historia militar. Entre sus obras, se destacan Historia de la guerra en Afganistán (1851), en dos volúmenes, y La historia de la guerra de los cipayos, de 1857 y 1858 (1864-1876), en tres volúmenes.

El corazón de un continente: una narración de los viajes por Manchuria, a través del desierto de Gobi, las cordilleras del Himalaya y del Pamir, y Chitral, de 1884 a 1894

Francis Younghusband fue un explorador y soldado, más famoso por dirigir la polémica misión militar británica a Lhasa, Tíbet, en 1903 y 1904. En 1886, Younghusband obtuvo una licencia y dejó temporalmente su puesto militar en la India británica para acompañar al explorador H. E. M. James en una expedición de siete meses por Manchuria. Al terminar esta expedición, en marzo de 1887, Younghusband recibió autorización para emprender un viaje por tierra desde Pekín hasta la India. Younghusband, que viajaba solo con guías que acababa de contratar, cruzó el desierto de Gobi hasta llegar a Hami (Kumul, China) y, desde allí, avanzó sobre la cordillera del Himalaya, a través de Kasgar (China) y el paso del Muztagh, hasta Cachemira. Llegó a Srinagar el 2 de noviembre y a su puesto en Rawalpindi el 4 de noviembre, exactamente siete meses después de haber salido de Pekín. Younghusand registró este viaje en los ocho capítulos de su obra, El corazón de un continente. Entre 1890 y 1891, hizo otros viajes a la cordillera del Pamir (que hoy en día ocupa principalmente Tayikistán y ciertas áreas de Afganistán, China y Kirguistán) y a la cordillera del Karakórum, un corredor no reclamado entre Afganistán y China. Él y sus superiores en el Gobierno de la India sospechaban que los rusos podrían estar buscando una ruta para invadir el territorio indio a través de estas montañas, y uno de los objetivos de su viaje era buscar signos de actividad rusa. Younghusband relató estas expediciones en los capítulos restantes del libro. La obra proporciona descripciones de paisajes espectaculares y de los pueblos que encontró: chinos, calmucos, kirguises, tayikos, hunza, entre otros. También relata varios encuentros con grupos de reconocimiento rusos, incluido uno en la cordillera del Pamir en agosto de 1891 con un destacamento ruso de más de 30 soldados cosacos, que terminó provocando un enfrentamiento diplomático entre Gran Bretaña y Rusia. Tras un amistoso encuentro inicial, el oficial de Estado Mayor ruso al mando del grupo, el coronel Yonoff, declaró que Younghusband se hallaba en un territorio reclamado por Rusia y que tenía órdenes de escoltar al intruso británico a través de la frontera con China. Este encuentro hizo que la embajada británica en San Petersburgo presentara una protesta diplomática y que, tras ella, el Gobierno ruso se disculpara y reconociera que Yonoff había estado operando fuera de la esfera de influencia rusa. La obra contiene ilustraciones y varios mapas, incluido un gran «Mapa de la frontera norte de la India» desplegable. Younghusband recibió grandes elogios por sus exploraciones y, en 1890, se convirtió en el miembro más joven de la Real Sociedad Geográfica. Un año más tarde, fue nombrado Compañero del Imperio de la India (CIE, por sus siglas en inglés).

Disfrazado a través de Persia, con reminiscencias del motín de la India

Las entradas de un diario escrito por Charles Edward Stewart, oficial del Ejército de la India y, luego, cónsul general británico en Tabriz y en Odessa, componen la obra Disfrazado a través de Persia, con reminiscencias del motín de la India, editada y publicada de forma póstuma por miembros de su familia. La primera parte del libro describe el papel que desempeñó Stewart en la supresión del motín de la India de 1857 (también conocido como la Rebelión de los Cipayos), un levantamiento que iniciaron los cipayos (soldados nativos) contra el ejército de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Gran parte de la acción descrita transcurre en Peshawar (hoy en Pakistán). Stewart también describe la campaña de Umbeylah (que también aparece escrito como Ambela y Umbeyla) de 1863, en la que participó. Durante dicho evento, una fuerza anglo-india marchó contra las tribus pastunes que se oponían a la dominación colonial británica. La segunda parte se ocupa de varias misiones que Stewart emprendió a principios de la década de 1880: viajó a través de Persia hasta la frontera persa-afgana y se adentró en Afganistán. El propósito de sus expediciones era reunir información de inteligencia para el Gobierno británico. Por ello, en gran parte del recorrido, iba disfrazado como un vendedor de caballos armenio proveniente de Calcuta. En 1884, Stewart fue nombrado segundo asistente del comisionado de la Comisión de la Frontera Afgana, al mando de sir Peter Lumsden, y el libro tiene un capítulo sobre el trabajo de la Comisión en la ciudad de Herat y sus alrededores. La obra incluye ilustraciones, un mapa de la región fronteriza entre Afganistán y Persia, y cuatro apéndices: el texto de un documento presentado en la Real Sociedad Geográfica en junio de 1887, «El país de los turcomanos tekes, y los ríos Tejen y Murgab», que está basado en la misión de Stewart de 1880; un artículo sobre el uso del petróleo como combustible para locomotoras y buques de vapor (a partir de las observaciones de Stewart sobre esta nueva tecnología que empleaban los rusos en la región del mar Caspio); un artículo sobre una posible extensión para conectar el Ferrocarril de Asia Central ruso con el sistema ferroviario de la India, y un breve artículo titulado «La obra de la Biblia en Persia», en el que Stewart hace una serie de comentarios sobre los diferentes grupos religiosos en Persia, como los musulmanes chiitas, los cristianos nestorianos y armenios, y los babíes.

Relatos de viajes

George Nathaniel Curzon (1859-1925) fue un político, viajero y escritor británico que se desempeñó como virrey de la India de 1899 a 1905 y como secretario de Relaciones Exteriores entre 1919 y 1924. De joven, viajó mucho y escribió varios libros sobre viajes, algunos inspirados en sus propias odiseas, como Rusia en Asia central (1889), Persia y la cuestión persa (1892) y Problemas del Lejano Oriente (1894). Relatos de viajes (1923), que se presenta aquí, es uno de sus últimos libros. Consta de memorias y ensayos inéditos basados en los primeros viajes que hizo Curzon. El libro refleja la variedad de expediciones, la curiosidad y la capacidad de observación del autor, y su talento literario. El ensayo titulado «Las grandes cataratas del mundo» describe y compara las cataratas de América del Norte, América del Sur, África, la India y Nueva Zelanda. Otro ensayo, «Las arenas que cantan», aborda los extraños cantos o estrépitos que aparentemente se escuchan en el desierto, y analiza este fenómeno tal como se manifiesta en los desiertos de Asia central, Afganistán, Persia, el Sinaí, Arabia, África septentrional y el continente americano. Otro artículo se ocupa de la práctica del sumo en Japón. Uno de los escritos más destacados del libro, «El emir de Afganistán», es un relato de los encuentros de Curzon y el rey de Afganistán ‘Abd al-Rahman Khan (circa 1844-1901) en 1894 y 1895. Curzon caracteriza al emir como brillante y eficaz, aunque cruel y despiadado. «Unió a las tribus afganas de una forma sin precedentes y allanó el camino hacia la independencia total que lograron sus sucesores. Él —y solo él— era el Gobierno de Afganistán». El libro está ilustrado y contiene un enorme facsímil desplegable de un mapa de Afganistán que ‘Abd al-Rahman Khan produjo y difundió.

El oasis de Merv, viajes y aventuras al este del Caspio durante 1879, 1880 y 1881

Edmund O’Donovan (1844-1883) fue un corresponsal de guerra británico que participó en conflictos y revueltas en Francia, España, Bosnia y Herzegovina, y Asia central. Nació en Dublín y escribió para el Irish Times y otros periódicos de la ciudad y, más tarde, para el Daily News británico. En 1879, viajó a Merv (hoy en Turkmenistán), donde fue detenido por los turcomanos, o turkmenos, que sospechaban que era un espía ruso. Tras varios meses de cautiverio, recuperó la libertad y permaneció en la región durante casi tres años. El oasis de Merv es el relato que hace O’Donovan de sus aventuras y observaciones. El primer volumen narra su viaje desde Trebisonda, en Turquía, a través de Georgia y el Cáucaso, hasta Bakú (hoy en Azerbaiyán), el cruce del mar Caspio y sus expediciones por las regiones al este del Caspio, en Turkmenistán e Irán. El segundo volumen es casi exclusivamente un relato detallado de Merv, donde pasó cinco meses. El libro comprende la geografía, la historia, los gobernantes y el sistema de gobierno, las prácticas religiosas, la economía, y la comida y las costumbres de los oasis. O’Donovan describe la campaña militar rusa en la región y la caída de la fortaleza de Gökdepe a principios de 1881. Sin embargo, su atención se centra en los pueblos y en las culturas de la región. En el anexo, se incluye una colección de documentos relacionados con la narración, traducciones del persa y del ruso, y facsímiles de varios de los escritos persas y rusos. La portada reproduce su pasaporte (salvoconducto) ruso, emitido en nombre del zar Alejandro II, que le concedía permiso para viajar desde Tiflis, Georgia, hasta Bakú.

Primer viaje naval ruso para dirimir una cuestión geográfica: ¿Asia y América están conectadas? Realizado en 1727, 1728 y 1729 bajo el mando del capitán de navío de primer rango Vitus Bering. Incluye biografías breves del capitán Bering y de los oficiales que lo acompañaron

En el verano de 1728, Vito Jonassen Bering (1681-1741) emprendió su primer viaje por el Pacífico: navegó a lo largo de la costa rusa de Kamchatka y en dirección al océano Ártico, atravesando un canal que más tarde se conoció como el «estrecho de Bering». El último acto oficial importante como zar de Pedro el Grande fue ordenar, en 1725, un viaje para determinar si Asia y América del Norte estaban conectadas por tierra. Esta obra, cuyo título incluye la pregunta básica del zar sobre la existencia de un paso por tierra, resumía la historia y los resultados de la expedición. El viaje fue oneroso, ya que Bering primero tuvo que atravesar Siberia por tierra y luego construir y equipar su barco, el San Gabriel, en Kamchatka. En consecuencia, esta tentativa pasó a conocerse como la Primera Expedición a Kamchatka (1725-1730). Este volumen proporciona registros de los informes meteorológicos diarios de la expedición, así como las lecturas de latitud y longitud, y el registro de la ubicación geográfica a medida que el San Gabriel navegaba hacia el norte. Los hallazgos de Bering no fueron concluyentes, ya que el hielo y las inclemencias climáticas le impidieron demostrar la presencia o la ausencia de una conexión terrestre entre Asia y América. Para desazón de Bering, los sucesores zaristas de Pedro insistieron en que hiciera un segundo viaje más de diez años después con una misión de mayor envergadura. En esta Segunda Expedición a Kamchatka, que formó parte de la Gran Expedición del Norte (1733-1743), Bering finalmente avistó el monte San Elías, en el sur de Alaska, en julio de 1741. Desde este sitio, bien al sur y al este del estrecho que lleva su nombre, Bering reclamó toda la región para Rusia. La expedición también confirmó que Siberia y Alaska estaban efectivamente separadas por el agua. Bering se hizo famoso en Rusia y en todo el mundo por estos dos viajes. Tal vez sea por esta razón que el libro también contiene breves biografías de Bering y de los oficiales de alto rango que participaron del primer viaje. Bering era un capitán luterano de origen danés, que pasó casi toda su carrera al servicio del Estado ruso y alcanzó un alto rango en la Armada imperial rusa.

Historia cronológica del descubrimiento de las islas Aleutianas, o los logros de los comerciantes rusos. Incluye una reseña histórica sobre el comercio de pieles

En el verano de 1741, Vitus Jonassen Bering (1681-1741) hizo el recorrido entre Kamchatka y Alaska al mando de la primera nave europea en explorar la costa noroeste de América del Norte. Las tripulaciones de Bering y de su ayudante, Aleksei Chirikov (1703-1748), regresaron a Rusia con valiosas pieles de nutria marina. El interés por las pieles pronto fue mayor que el interés inicial del Estado por recabar información geográfica y trazar la cartografía del Pacífico Norte. A partir de 1743, una sucesión de promyshlenniki (colonos) rusos siguió la estela de Bering y navegó a lo largo de las islas Aleutianas en busca de pieles de nutria marina. Este libro narra los numerosos viajes de colonización rusa en Alaska, que se extendieron durante más de un siglo. Incluye datos sobre la cantidad de pieles que se llevaba anualmente cada comerciante y su valor en rublos. El autor también destaca el rol del comercio de pieles en la historia de la exploración de la costa de Alaska y señala que la fuerza impulsora de los viajes a la región fueron las pieles de alta calidad y la abundancia de nutrias marinas y de otros animales usados en peletería. La monografía es, pues, un compendio de los logros de los comerciantes de pieles rusos más importantes, comenzando por Emilian Basov en 1743. Estos comerciantes finalmente lograron establecer una presencia cuasigubernamental en representación de los zares a lo largo de la costa de Alaska, que culminó en 1784, cuando el famoso comerciante Grigori Ivánovich Shélijov fundó una compañía en la isla Kodiak que, más tarde, se convirtió en la Compañía Ruso-Americana.