9 de febrero de 2017

Recorte de «The Transport Ace» del martes 2 de septiembre de 1919, extraído del diario de John J. Pershing

The Transport Ace, «impreso todos los días en el mar», según proclamaba el encabezado, era el periódico de a bordo del Leviathan, un navío de bandera estadounidense. Aquí se presenta la edición del 2 de septiembre de 1919, el día en que el buque zarpó del puerto en Brest, Francia, para trasladar de regreso a los Estados Unidos al general John J. Pershing, comandante de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses. Gran parte de la edición de dos páginas está dedicada a las ceremonias que tuvieron lugar el día previo a la partida, a las palabras de despedida pronunciadas por el general Ferdinand Foch —comandante de todas las fuerzas aliadas durante los últimos meses de la Primera Guerra Mundial— y a la respuesta de Pershing a ese discurso. El resto del periódico contiene algunas noticias, información sobre la tripulación de la nave y algunos artículos humorísticos. Como sucedía a diario, también se informa la posición del buque al mediodía del día de la publicación. Pershing llegó a Nueva York el 8 de septiembre, donde recibió una tumultuosa bienvenida que culminó el 10 de septiembre con un desfile militar, durante el que una división entera del Ejército marchó desde la calle 110 hasta Washington Square. El Leviathan comenzó su carrera como el Vaterland, un buque de pasajeros de la Hamburg America Line, de propiedad alemana. El buque se terminó de construir el 29 de abril de 1914 y fue confiscado en el puerto de Nueva York por la Junta de Navegación estadounidense y entregado a la Armada de los Estados Unidos a su ingreso en la Primera Guerra Mundial. El buque, rebautizado como el Leviathan por el presidente Woodrow Wilson, se utilizó durante toda la guerra para transportar soldados estadounidenses a Francia. En 19 viajes, el Leviathan trasladó a más de 100 000 soldados a Europa. En un viaje en particular, llevó a bordo a 14 416 hombres, la mayor cantidad de personas transportadas por un solo buque hasta aquel momento.

Diario de John J. Pershing. Volumen 5, 31 de julio de 1919 - 11 de julio de 1920

El general John J. Pershing (1860-1948) fue un comandante de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses (AEF, por sus siglas en inglés) durante la Primera Guerra Mundial. Aquí se presentan cinco volúmenes de los diarios de Pershing, que abarcan su misión en Francia durante el conflicto bélico y sus actividades durante el período de posguerra, así como su regreso a los Estados Unidos. Poco después de que los Estados Unidos se habían sumado a la Gran Guerra en abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson y el secretario de guerra Newton D. Baker eligieron como líder de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses a Pershing, un egresado de West Point que había combatido en la guerra hispano-estadounidense contra los insurgentes en las Filipinas y en la campaña contra el líder rebelde mexicano Pancho Villa. El 28 de mayo de ese año, Pershing y un grupo de unos 180 hombres partieron a Europa. Los diarios narran la llegada del general a Inglaterra, su encuentro con el rey Jorge V, su posterior arribo a Francia y sus gestos simbólicamente importantes, como la visita al sepulcro de Napoleón. También detallan las interacciones de Pershing con líderes políticos y militares aliados, y sus esfuerzos por construir un ejército estadounidense independiente y por poner a disposición algunas divisiones para que asistieran a los Ejércitos francés y británico, que, en la primavera y el verano de 1918, eran presa de dificultades. En ellos, Pershing también narra las actividades que emprendió durante la guerra y su punto de vista sobre la mayoría de los principales sucesos militares de los que participaron los Estados Unidos, como la batalla de Belleau Wood en junio de 1918, la batalla de Château-Thierry (18 de julio de 1918), el ataque que perpetró el Primer Ejército de los Estados Unidos contra las tropas salientes de Saint-Mihiel (12 de septiembre de 1918) y la ofensiva de Meuse-Argonne a manos del Primer Ejército, que comenzó el 26 de septiembre de 1918 y que contribuyó de forma contundente a la derrota final de Alemania. Pershing ofrece un relato particularmente interesante de la celebración del armisticio el 11 de noviembre, que le fue comunicado al día siguiente por el general Maxime Weygand —jefe del Estado Mayor del comandante supremo aliado, el mariscal Ferdinand Foch— junto con la súplica del representante de la Oficina de Asuntos Exteriores alemana para que los aliados enviaran alimentos a Alemania a fin de evitar la hambruna del pueblo alemán. Los últimos volúmenes abarcan la ocupación de una porción de Alemania por parte del Ejército de los Estados Unidos; el retorno de las fuerzas estadounidenses a su país y la liquidación de los activos militares estadounidenses en Europa; el regreso de Pershing desde Francia el 1 de septiembre de 1919; los festejos por la victoria en Nueva York y en otras ciudades; la posterior participación del autor en lo referente a la Ley de Defensa Nacional de 1920 y la creación de una fuerza reducida para tiempos de paz. Las entradas del diario están mecanografiadas.

Diario de John J. Pershing. Volumen 1, 7 de mayo de 1917 - 1 de septiembre de 1918

El general John J. Pershing (1860-1948) fue un comandante de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses (AEF, por sus siglas en inglés) durante la Primera Guerra Mundial. Aquí se presentan cinco volúmenes de los diarios de Pershing, que abarcan su misión en Francia durante el conflicto bélico y sus actividades durante el período de posguerra, así como su regreso a los Estados Unidos. Poco después de que los Estados Unidos se habían sumado a la Gran Guerra en abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson y el secretario de guerra Newton D. Baker eligieron como líder de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses a Pershing, un egresado de West Point que había combatido en la guerra hispano-estadounidense contra los insurgentes en las Filipinas y en la campaña contra el líder rebelde mexicano Pancho Villa. El 28 de mayo de ese año, Pershing y un grupo de unos 180 hombres partieron a Europa. Los diarios narran la llegada del general a Inglaterra, su encuentro con el rey Jorge V, su posterior arribo a Francia y sus gestos simbólicamente importantes, como la visita al sepulcro de Napoleón. También detallan las interacciones de Pershing con líderes políticos y militares aliados, y sus esfuerzos por construir un ejército estadounidense independiente y por poner a disposición algunas divisiones para que asistieran a los Ejércitos francés y británico, que, en la primavera y el verano de 1918, eran presa de dificultades. En ellos, Pershing también narra las actividades que emprendió durante la guerra y su punto de vista sobre la mayoría de los principales sucesos militares de los que participaron los Estados Unidos, como la batalla de Belleau Wood en junio de 1918, la batalla de Château-Thierry (18 de julio de 1918), el ataque que perpetró el Primer Ejército de los Estados Unidos contra las tropas salientes de Saint-Mihiel (12 de septiembre de 1918) y la ofensiva de Meuse-Argonne a manos del Primer Ejército, que comenzó el 26 de septiembre de 1918 y que contribuyó de forma contundente a la derrota final de Alemania. Pershing ofrece un relato particularmente interesante de la celebración del armisticio el 11 de noviembre, que le fue comunicado al día siguiente por el general Maxime Weygand —jefe del Estado Mayor del comandante supremo aliado, el mariscal Ferdinand Foch— junto con la súplica del representante de la Oficina de Asuntos Exteriores alemana para que los aliados enviaran alimentos a Alemania a fin de evitar la hambruna del pueblo alemán. Los últimos volúmenes abarcan la ocupación de una porción de Alemania por parte del Ejército de los Estados Unidos; el retorno de las fuerzas estadounidenses a su país y la liquidación de los activos militares estadounidenses en Europa; el regreso de Pershing desde Francia el 1 de septiembre de 1919; los festejos por la victoria en Nueva York y en otras ciudades; la posterior participación del autor en lo referente a la Ley de Defensa Nacional de 1920 y la creación de una fuerza reducida para tiempos de paz. Las entradas del diario están mecanografiadas.

Diario de John J. Pershing. Volumen 2, 2 de septiembre de 1918 - 27 de enero de 1919

El general John J. Pershing (1860-1948) fue un comandante de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses (AEF, por sus siglas en inglés) durante la Primera Guerra Mundial. Aquí se presentan cinco volúmenes de los diarios de Pershing, que abarcan su misión en Francia durante el conflicto bélico y sus actividades durante el período de posguerra, así como su regreso a los Estados Unidos. Poco después de que los Estados Unidos se habían sumado a la Gran Guerra en abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson y el secretario de guerra Newton D. Baker eligieron como líder de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses a Pershing, un egresado de West Point que había combatido en la guerra hispano-estadounidense contra los insurgentes en las Filipinas y en la campaña contra el líder rebelde mexicano Pancho Villa. El 28 de mayo de ese año, Pershing y un grupo de unos 180 hombres partieron a Europa. Los diarios narran la llegada del general a Inglaterra, su encuentro con el rey Jorge V, su posterior arribo a Francia y sus gestos simbólicamente importantes, como la visita al sepulcro de Napoleón. También detallan las interacciones de Pershing con líderes políticos y militares aliados, y sus esfuerzos por construir un ejército estadounidense independiente y por poner a disposición algunas divisiones para que asistieran a los Ejércitos francés y británico, que, en la primavera y el verano de 1918, eran presa de dificultades. En ellos, Pershing también narra las actividades que emprendió durante la guerra y su punto de vista sobre la mayoría de los principales sucesos militares de los que participaron los Estados Unidos, como la batalla de Belleau Wood en junio de 1918, la batalla de Château-Thierry (18 de julio de 1918), el ataque que perpetró el Primer Ejército de los Estados Unidos contra las tropas salientes de Saint-Mihiel (12 de septiembre de 1918) y la ofensiva de Meuse-Argonne a manos del Primer Ejército, que comenzó el 26 de septiembre de 1918 y que contribuyó de forma contundente a la derrota final de Alemania. Pershing ofrece un relato particularmente interesante de la celebración del armisticio el 11 de noviembre, que le fue comunicado al día siguiente por el general Maxime Weygand —jefe del Estado Mayor del comandante supremo aliado, el mariscal Ferdinand Foch— junto con la súplica del representante de la Oficina de Asuntos Exteriores alemana para que los aliados enviaran alimentos a Alemania a fin de evitar la hambruna del pueblo alemán. Los últimos volúmenes abarcan la ocupación de una porción de Alemania por parte del Ejército de los Estados Unidos; el retorno de las fuerzas estadounidenses a su país y la liquidación de los activos militares estadounidenses en Europa; el regreso de Pershing desde Francia el 1 de septiembre de 1919; los festejos por la victoria en Nueva York y en otras ciudades; la posterior participación del autor en lo referente a la Ley de Defensa Nacional de 1920 y la creación de una fuerza reducida para tiempos de paz. Las entradas del diario están mecanografiadas.

Diario de John J. Pershing. Volumen 3, 28 de enero de 1919 - 3 de abril de 1919

El general John J. Pershing (1860-1948) fue un comandante de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses (AEF, por sus siglas en inglés) durante la Primera Guerra Mundial. Aquí se presentan cinco volúmenes de los diarios de Pershing, que abarcan su misión en Francia durante el conflicto bélico y sus actividades durante el período de posguerra, así como su regreso a los Estados Unidos. Poco después de que los Estados Unidos se habían sumado a la Gran Guerra en abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson y el secretario de guerra Newton D. Baker eligieron como líder de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses a Pershing, un egresado de West Point que había combatido en la guerra hispano-estadounidense contra los insurgentes en las Filipinas y en la campaña contra el líder rebelde mexicano Pancho Villa. El 28 de mayo de ese año, Pershing y un grupo de unos 180 hombres partieron a Europa. Los diarios narran la llegada del general a Inglaterra, su encuentro con el rey Jorge V, su posterior arribo a Francia y sus gestos simbólicamente importantes, como la visita al sepulcro de Napoleón. También detallan las interacciones de Pershing con líderes políticos y militares aliados, y sus esfuerzos por construir un ejército estadounidense independiente y por poner a disposición algunas divisiones para que asistieran a los Ejércitos francés y británico, que, en la primavera y el verano de 1918, eran presa de dificultades. En ellos, Pershing también narra las actividades que emprendió durante la guerra y su punto de vista sobre la mayoría de los principales sucesos militares de los que participaron los Estados Unidos, como la batalla de Belleau Wood en junio de 1918, la batalla de Château-Thierry (18 de julio de 1918), el ataque que perpetró el Primer Ejército de los Estados Unidos contra las tropas salientes de Saint-Mihiel (12 de septiembre de 1918) y la ofensiva de Meuse-Argonne a manos del Primer Ejército, que comenzó el 26 de septiembre de 1918 y que contribuyó de forma contundente a la derrota final de Alemania. Pershing ofrece un relato particularmente interesante de la celebración del armisticio el 11 de noviembre, que le fue comunicado al día siguiente por el general Maxime Weygand —jefe del Estado Mayor del comandante supremo aliado, el mariscal Ferdinand Foch— junto con la súplica del representante de la Oficina de Asuntos Exteriores alemana para que los aliados enviaran alimentos a Alemania a fin de evitar la hambruna del pueblo alemán. Los últimos volúmenes abarcan la ocupación de una porción de Alemania por parte del Ejército de los Estados Unidos; el retorno de las fuerzas estadounidenses a su país y la liquidación de los activos militares estadounidenses en Europa; el regreso de Pershing desde Francia el 1 de septiembre de 1919; los festejos por la victoria en Nueva York y en otras ciudades; la posterior participación del autor en lo referente a la Ley de Defensa Nacional de 1920 y la creación de una fuerza reducida para tiempos de paz. Las entradas del diario están mecanografiadas.

Diario de John J. Pershing. Volumen 4, 4 de abril de 1919 - 30 de julio de 1919

El general John J. Pershing (1860-1948) fue un comandante de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses (AEF, por sus siglas en inglés) durante la Primera Guerra Mundial. Aquí se presentan cinco volúmenes de los diarios de Pershing, que abarcan su misión en Francia durante el conflicto bélico y sus actividades durante el período de posguerra, así como su regreso a los Estados Unidos. Poco después de que los Estados Unidos se habían sumado a la Gran Guerra en abril de 1917, el presidente Woodrow Wilson y el secretario de guerra Newton D. Baker eligieron como líder de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses a Pershing, un egresado de West Point que había combatido en la guerra hispano-estadounidense contra los insurgentes en las Filipinas y en la campaña contra el líder rebelde mexicano Pancho Villa. El 28 de mayo de ese año, Pershing y un grupo de unos 180 hombres partieron a Europa. Los diarios narran la llegada del general a Inglaterra, su encuentro con el rey Jorge V, su posterior arribo a Francia y sus gestos simbólicamente importantes, como la visita al sepulcro de Napoleón. También detallan las interacciones de Pershing con líderes políticos y militares aliados, y sus esfuerzos por construir un ejército estadounidense independiente y por poner a disposición algunas divisiones para que asistieran a los Ejércitos francés y británico, que, en la primavera y el verano de 1918, eran presa de dificultades. En ellos, Pershing también narra las actividades que emprendió durante la guerra y su punto de vista sobre la mayoría de los principales sucesos militares de los que participaron los Estados Unidos, como la batalla de Belleau Wood en junio de 1918, la batalla de Château-Thierry (18 de julio de 1918), el ataque que perpetró el Primer Ejército de los Estados Unidos contra las tropas salientes de Saint-Mihiel (12 de septiembre de 1918) y la ofensiva de Meuse-Argonne a manos del Primer Ejército, que comenzó el 26 de septiembre de 1918 y que contribuyó de forma contundente a la derrota final de Alemania. Pershing ofrece un relato particularmente interesante de la celebración del armisticio el 11 de noviembre, que le fue comunicado al día siguiente por el general Maxime Weygand —jefe del Estado Mayor del comandante supremo aliado, el mariscal Ferdinand Foch— junto con la súplica del representante de la Oficina de Asuntos Exteriores alemana para que los aliados enviaran alimentos a Alemania a fin de evitar la hambruna del pueblo alemán. Los últimos volúmenes abarcan la ocupación de una porción de Alemania por parte del Ejército de los Estados Unidos; el retorno de las fuerzas estadounidenses a su país y la liquidación de los activos militares estadounidenses en Europa; el regreso de Pershing desde Francia el 1 de septiembre de 1919; los festejos por la victoria en Nueva York y en otras ciudades; la posterior participación del autor en lo referente a la Ley de Defensa Nacional de 1920 y la creación de una fuerza reducida para tiempos de paz. Las entradas del diario están mecanografiadas.

Mapas de Austria-Hungría

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Mapas de Austria-Hungría es el número 1 de una serie de estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. La obra contiene una colección de diez mapas desplegables. Ocho de los mapas pertenecen al Mapa general de Europa, compilado por la Real Sociedad Geográfica bajo la dirección de la Sección Geográfica del Estado Mayor e impreso en 1915 por el Servicio de Cartografía. Algunos mapas tienen correcciones que datan de finales de 1918. Los mapas muestran regiones en torno a ocho ciudades importantes del Imperio austro-húngaro o en zonas aledañas: Wien (Viena, Austria), Krakau (Cracovia, Polonia), Jitomir (Zhytómyr, Ucrania), Milano (Milán, Italia), Triest (Trieste, Italia), Buda Pest (Budapest, Hungría), Bucuresti (Bucarest, Rumanía) y Sofiya (Sofía, Bulgaria). Los otros dos mapas son del archipiélago de Curzola, frente a la costa de Dalmacia (hoy archipiélago de Korčula, Croacia), y uno de ellos está titulado «Hungría y Croacia-Eslavonia (croquis de las divisiones internas)». Los primeros ocho mapas muestran la orientación de la ciudad en cuestión respecto de otras grandes urbes del mundo; todos los mapas ofrecen la escala en millas y en kilómetros.

Mapas de Polonia

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Mapas de Polonia es el número 49 de una serie de estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. La obra contiene una colección de ocho mapas desplegables. Seis de los mapas pertenecen al Mapa general de Europa, compilado por la Real Sociedad Geográfica bajo la dirección de la Sección Geográfica del Estado Mayor e impreso en 1915 por el Servicio de Cartografía. Los mapas muestran las regiones alrededor de seis ciudades importantes de la que sería la nueva república polaca independiente o zonas aledañas: Berlín, Varsovia, Minsk, Viena, Krakau (Cracovia) y Jitomir (Zhytómyr, Ucrania). También se incluye el «Mapa etnográfico de Europa central y sudoriental» y «Particiones de Polonia», un mapa cuyas referencias en color muestran cómo Austria, Prusia y Rusia se repartieron Polonia en 1772, en 1793 y, de nuevo, en 1795, cuando desapareció por completo de la faz de Europa. En la serie hay cuatro estudios más que tratan diferentes aspectos de la cuestión polaca: Polonia: boceto general de la historia, 1569-1815 (número 43); Polonia rusa, Lituania y Rusia Blanca (número 44); Polonia prusiana (número 45) y Polonia austríaca (número 46).

Mapas de la península balcánica

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Mapas de la península balcánica es el número 15 de una serie de estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. La obra contiene una colección de siete mapas desplegables y una tabla de tratados. Seis de los mapas pertenecen al Mapa general de Europa, compilado por la Real Sociedad Geográfica bajo la dirección de la Sección Geográfica del Estado Mayor e impreso en 1915 por el Servicio de Cartografía. Los mapas muestran las regiones alrededor de siete ciudades importantes de los Balcanes o en zonas aledañas: Jitomir (Zhytómyr, Ucrania), Buda Pest (Budapest, Hungría), Bucuresti (Bucarest, Rumanía), Sofiya (Sofía, Bulgaria), Istambul (Estambul, Turquía) y Athenai (Atenas, Grecia). También se incluye un mapa histórico básico de Europa sudoriental que muestra toda la península balcánica y sus fronteras nacionales a partir de diciembre de 1918, así como los límites establecidos con anterioridad en el Tratado de Berlín (1878) y en el Tratado de San Stefano (1878), entre otros, marcados en rojo. Para explicar el mapa histórico, se incluye una tabla con 20 tratados firmados entre 1812 y 1918, que fueron decisivos para la demarcación de las fronteras de los Balcanes. A su vez, se resumen los efectos relevantes de cada tratado para los siete países balcánicos: Montenegro, Serbia, Bulgaria, Rumanía, Albania, Grecia y Turquía. En la serie, hay varios estudios que se ocupan de los Balcanes, como, por ejemplo, El movimiento yugoslavo (número 14); Turquía en Europa (número 16) y Montenegro (número 19).

Mapas etnográficos de Europa central y sudoriental, y de Asia occidental

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Mapas etnográficos de Europa central y sudoriental, y de Asia occidental es el número 0 de una serie de estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. La obra contiene una colección de cinco mapas etnográficos desplegables. Entre ellos, hay un «Mapa etnográfico de Europa central y sudoriental» de cuatro hojas —cada una abarca un área: Alemania, Polonia, norte de Italia y sudeste de Europa (península balcánica)— y un «Mapa etnográfico de Turquía oriental en Asia, Siria y Persia occidental». En cada uno de estos mapas se utiliza un código de color para indicar las regiones habitadas por pueblos de diferentes nacionalidades y grupos étnicos. La obra también presenta una nota explicativa de cuatro páginas sobre el mapa de los Balcanes. Tal como se indica allí, el carácter étnico de los diversos pueblos balcánicos y su distribución se analizan en los números 15-22 y en el número 46 de la serie de manuales de paz.