Laguna de Guatavita, provincia de Bogotá

Descripción

Esta acuarela de Manuel María Paz (1820-1902) muestra la laguna de Guatavita, en la provincia de Bogotá (actual departamento de Cundinamarca), Colombia. El epígrafe de la pintura indica que la masa de agua, a una altitud de 3139 metros, era célebre por haber sido lugar de adoración de los aborígenes. La laguna era un lugar sagrado para la población local de los chibchas muiscas: allí veneraban a la deidad que habitaba las aguas. Los ritos de investidura de los zipas (caciques) en la laguna dieron origen a la leyenda de El Dorado: el nuevo jefe, cubierto de polvo de oro, debía sumergirse en las aguas, mientras el resto de la tribu lanzaba ofrendas de oro. Los españoles drenaron varias veces el depósito de agua en busca del tesoro. La acuarela es típica de la obra de Paz, en la que capturaba la diversidad de la población de Colombia y representaba actividades cotidianas y costumbres tradicionales de los diferentes grupos étnicos, raciales y sociales del país. Paz nació en Almaguer, provincia del Cauca. Se unió al Ejército colombiano a una edad temprana y demostró habilidades excepcionales como cartógrafo y pintor. En 1853 se hizo cargo del puesto de dibujante para la Comisión Corográfica, antes en manos de Henry Price (1819-1863). La comisión, que inició sus tareas en 1850, estaba encargada de estudiar la geografía, la cartografía, los recursos naturales, la historia natural, la cultura regional y la agricultura de la República de Nueva Granada (actuales Colombia y Panamá). Paz trabajó bajo la dirección de Agustín Codazzi (1793-1859), el geógrafo e ingeniero italiano que cofundó y dirigió la comisión. En 1859, a la muerte de Codazzi, Paz fue uno de los colaboradores que se encargaron de revisar, completar y publicar el trabajo que la Comisión Corográfica había llevado a cabo desde 1850. Como dibujante, Paz realizó acuarelas y dibujos que eran muy exactos y se esforzaban por representar los lugares y a las personas de Colombia en un estilo naturalista y objetivo. Estas imágenes constituyen valiosísimos registros documentales de la historia y de la cultura de Colombia. También proporcionaron información pertinente a la elaboración de los mapas, uno de los principales objetivos de la Comisión Corográfica. La Biblioteca Nacional de Colombia conserva más de 90 pinturas de Paz.

Última actualización: 16 de noviembre de 2016