Camino a Nóvita en la montaña de Tamaná, provincia del Chocó

Descripción

Esta acuarela de Manuel María Paz (1820-1902) muestra a dos porteadores en un estrecho puente sobre un torrente de montaña, en lo que la leyenda identifica como el camino hacia Nóvita a través de la montaña de Tamaná. El que está sobre el puente acarrea a un hombre bien vestido que está leyendo un libro. El que se acerca al puente por la derecha lleva un paquete. El puente es el tronco de un árbol grande. En terrenos accidentados como este, los porteadores a veces eran el único medio de transporte de mercancías y hasta de personas. El Cerro Tamaná es una montaña de unos 4000 metros de altura en el lado oeste de la cordillera occidental de los Andes colombianos. Nóvita fue la primera capital de la provincia del Chocó (actual departamento del Chocó), Colombia occidental, una zona rica en minerales y con un alto caudal de lluvias. La acuarela es típica de la obra de Paz: captura la diversidad de la población de la Nueva Granada y representa actividades cotidianas y costumbres tradicionales de los diferentes grupos étnicos, raciales y sociales del país. Paz nació en Almaguer, provincia del Cauca. Se unió al Ejército colombiano a una edad temprana y demostró habilidades excepcionales como cartógrafo y pintor. En 1853 se hizo cargo del puesto de dibujante para la Comisión Corográfica, antes en manos de Henry Price (1819-1863). La comisión, que inició sus tareas en 1850, estaba encargada de estudiar la geografía, la cartografía, los recursos naturales, la historia natural, la cultura regional y la agricultura de la República de Nueva Granada (actuales Colombia y Panamá). Paz trabajó bajo la dirección de Agustín Codazzi (1793-1859), el geógrafo e ingeniero italiano que cofundó y dirigió la comisión. En 1859, a la muerte de Codazzi, Paz fue uno de los colaboradores que se encargaron de revisar, completar y publicar el trabajo que la Comisión Corográfica había llevado a cabo desde 1850. Como dibujante, Paz realizó acuarelas y dibujos que eran muy exactos y se esforzaban por representar los lugares y a las personas de Colombia en un estilo naturalista y objetivo. Estas imágenes constituyen valiosísimos registros documentales de la historia y de la cultura de Colombia. También proporcionaron información pertinente a la elaboración de los mapas, uno de los principales objetivos de la Comisión Corográfica. La Biblioteca Nacional de Colombia conserva más de 90 pinturas de Paz.

Última actualización: 16 de noviembre de 2016