La incoherencia de los filósofos

Descripción

Abu-Hamid Al-Ghazali (también conocido por la versión latinizada de su nombre, Algazael, 1058–1111 d. C., 450–505 d. H.) nació en el seno de una modesta familia en Tus, Jorasán, en el actual Irán. Se convirtió en uno de los más prominentes eruditos religiosos suníes de todos los tiempos. Sus principales campos eran la jurisprudencia, la filosofía, la teología y el misticismo. Tahafut al-falasifa (La incoherencia de los filósofos) es una de sus obras más importantes. En este libro opina que los filósofos, tanto griegos como musulmanes, no deberían intentar probar el conocimiento metafísico a través de la lógica, ya que las dos áreas académicas tienen diferentes bases epistemológicas. Denuncia las opiniones de los filósofos griegos y de algunos de los primeros musulmanes, en particular los de Ibn Sina (Avicena) y Al-Farabi (Alfarabi). Al-Ghazali centra su crítica en el área de la metafísica y deja sin cuestionar las ciencias puras de la física, la lógica, la astronomía y la matemática. El libro está organizado en 20 capítulos, en cada uno de los cuales Al-Ghazali se esfuerza por refutar una doctrina de Avicena. El libro tuvo gran éxito y ayudó a impulsar más la fama de la escuela de pensamiento Ash'ari dentro del islam suní, a la que pertenecía Al-Ghazali. Un siglo después, la misma obra fue sujeto de una refutación por parte del filósofo andaluz musulmán Ibn Rushd (Averroes), titulada sarcásticamente Tahfut al-Tahafut (La incoherencia de la incoherencia). Pero la obra de Al-Ghazali ya había establecido la importancia de la religión en la filosofía islámica.

Última actualización: 12 de agosto de 2016