Versículos coránicos

Descripción

Estos dos fragmentos caligráficos tienen versículos del capítulo 11 del Corán, titulado Hud (Hud). El primer verso del fragmento incluye versículos (116-123) del sura Hud, así como el título del capítulo y los primeros cuatro versículos del sura 12, titulado Yusuf (José). El sura Hud ofrece algunas historias vinculadas a los profetas (por ejemplo, Noé y Moisés) y hace hincapié en las lecciones morales aprendidas a través de este tipo de narraciones. Muchos versículos son de carácter escatológico y advierten del castigo que les espera de los pecadores, por ejemplo: «El día que esto ocurra nadie hablará sino con Su permiso. / De los hombres, unos serán desgraciados, otros felices. / Los desgraciados estarán en el Fuego, / gimiendo y bramando» (11:105-106). En el centro del verso del primer fragmento, aparece el título del sura Yusuf, realizado en tinta dorada y delineado en negro, que especifica que el capítulo contiene 111 aleyas (versículos). Al lado del título, un remate pintado en azul pálido y dorado sale del margen derecho y hace las veces de marcador visual de un capítulo. Por desgracia, parte de ese remate se perdió, debido a un recorte posterior del folio. El sura Yusuf narra con detalle la historia de José (similar, pero no idéntica, a la de Génesis 37-50), vendido como esclavo por sus hermanos y, más tarde, presente en la corte egipcia. La narración adquiere proporciones simbólicas, ya que se transforma en una parábola de la búsqueda del amor verdadero y divino. El primer versículo del sura Yusuf comienza con las tres misteriosas letras alif-lam-ra (a-l-r), que también están al inicio de otros cuatro suras (10, 11, 14 y 15). Algunos eruditos creen que se pueden leer significados místicos en estas al-muqatta'at (letras abreviadas). En este contexto, la combinación «a-l-r» puede verse como un sustituto esotérico de Dios, ya que su epíteto «el Misericordioso» (al-rahman) comienza con las letras a, l y r. El texto está realizado en escritura cúfica (Nuevo estilo I) con gruesos trazos de tinta negra; las vocales, marcadas con puntos rojos. Algunas líneas diagonales, que representan marcas diacríticas, se añadieron más adelante. Los marcadores de versículos son muy simples y consisten en un círculo central con relleno dorado, delineado por un fino anillo externo, también realizado en tinta dorada. La escritura es típica de los Coranes producidos entre los siglos X y XIII. En los márgenes, aparecen algunas formas decorativas: primero, una vírgula de oro y, en el centro del folio, un redondel dorado y azul. En la esquina inferior derecha del primer fragmento, aparece un pequeño panel rectangular que cubre la parte faltante de papel y texto.

Última actualización: 6 de abril de 2015