Versículos coránicos

Descripción

Este fragmento coránico tiene los versículos 35 y 36 del capítulo 40 del Corán, titulado al-Ghafir (Que perdona), también conocido como al-Mu'min (El creyente). Los versículos 36 y 37 del mismo sura continúan en el verso del fragmento. Este capítulo del Corán utiliza la historia de un creyente (Moisés) que se encuentra en el seno de un grupo gobernado por un líder arrogante (Faraón) para demostrar cómo la fe puede tirunfar sobre el mal. Ambos versículos indican que Dios cierra los corazones de los «transgresores arrogantes y obstinados» como Faraón, quien cree, erróneamente, que puede construir una torre lo suficientemente alta para llegar a las vías que conducen al cielo. El texto dice: «Faraón dijo: '¡Hamán! ¡Constrúyeme una torre! Quizás, así, alcance las vías, / las vías que conducen al cielo, y suba al Dios de Moisés'». Estos versículos se realizaron sobre papel marrón, en una escritura conocida como cármata: un estilo de caligrafía cúfica oriental con altos ejes verticales y letras que asumen una forma más triangular que en la caligrafía cúfica oriental normal. En algunos de los Coranes más elaborados, realizados en Irán durante el siglo XII, la escritura aparece sobre un fondo de volutas y espirales arabescos realizados en tinta de color marrón claro. En este fragmento, las cinco líneas de escritura ejecutadas en una vertical alta aparecen en una hoja de papel simple, donde la única decoración consiste en un marcador de versículos en rojo y dorado, en la parte izquierda de la segunda línea. Nunca se explicó de forma satisfactoria el uso del término «cármata» para este estilo particular de escritura cúfica oriental. Parece conectado a los cármatas, un grupo de ismaelitas con base en la zona del Golfo, que se negaron a reconocer los reclamos al imanato de los califas fatimíes (quienes gobernaron entre 909 y 1171). Tal vez, debido a este vínculo geográfico y cronológico, la escritura (asociada con la producción del Corán en Irak e Irán entre los siglos X y XIII) haya ganado la denominación de cármata. A diferencia de otros Coranes en escritura cúfica oriental, que hacen uso del sistema vocálico completo que inventó Khalīl ibn Aḥmad en el siglo VIII, este fragmento en particular utiliza puntos de color naranja para representar las vocales y otros signos. Abū al-Aswad al-Duʼalī (fallecido en 688) introdujo esta técnica ortográfica con el fin de hacer que la escritura cúfica anterior, sin puntos, fuera más legible. Aquí, la tinta roja queda reservada para la vocal ḍamma (u), la tinta azul para el texto sukun (sin vocales) y la gris oscura para la shaddah (duplicación de una consonante).

Última actualización: 10 de mayo de 2017