Los ritos funerarios de Ahuítzotl

Descripción

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. En esta ilustración, de la segunda sección, aparece una momia sentada en un trono de mimbre con el glifo de Ahuítzotl, una corona, un adorno de plumas de quetzal, un collar de jade y tres hombres en el fondo. La momia está sangrando. La momia de Ahuítzotl, con su glifo y otros símbolos de la realeza, aparece en la segunda etapa de los ritos funerarios de los aztecas: la cremación. Los tres hombres en el fondo representan a los esclavos que eran sacrificados cuando moría un emperador. Ahuítzotl (que reinó entre 1486 y 1502), el octavo rey azteca, el hijo de Moctezuma I (o Moctezuma I el Viejo) y hermano de Axayácatl y Tízoc, amplió el Imperio azteca hasta alcanzar su mayor tamaño. Murió de una enfermedad degenerativa. Sus ritos funerarios se describen en otro importante manuscrito: el Códice Durán. Ahuítzotl está representado por el ahuízotl o ahuitzote, una especie de nutria o rata con púas que vivía en el lago sobre el que se construyó Tenochtitlán. Para los antiguos mexicanos, era una terrible criatura mitológica, que existía para atrapar a los hombres para el dios de la lluvia, Tláloc.

Última actualización: 18 de junio de 2015