La ofrenda ritual azteca contra la sequía

Descripción

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección, una historia ilustrada de los aztecas, conforma el cuerpo principal del manuscrito. La tercera sección contiene el calendario Tovar. En esta ilustración, de la segunda sección, tres sacerdotes llevan ofrendas y caminan junto a un arroyo en el que lanzan aves decapitadas. Los sacerdotes llevan collares de gemas verdes o chalchiuitl (jade) y usan su largo cabello atado con tres anillos. Dos de los sacerdotes llevan tocados de flores. Todos los hombres tienen bolsos o bolsas. Uno lleva un bastón y un incensario con incienso azteca o copal (o copalli, una resina seca de varios árboles), otro sopla una concha de caracol y el tercero retuerce el cuello de un pájaro. Hay un cactus en flor en una isla en medio del agua. Las palomas decapitadas eran una ofrenda ritual azteca contra la sequía. La concha de caracol se utilizaba a menudo en ceremonias religiosas. El símbolo del cactus en flor representa a Tenochtitlán. Durante el gobierno de Ahuítzotl (quien reinó entre 1486 y 1502), México sufrió una tremenda sequía. Ahuítzotl hizo una represa en el origen del Acuecuexco situado en Coyoacán.

Última actualización: 18 de junio de 2015