Hueymiccaihuitl, el gran festín de los muertos, el décimo mes del calendario solar azteca

Descripción

El Códice Tovar, atribuido al jesuita mexicano del siglo XVI Juan de Tovar, contiene información detallada acerca de los ritos y las ceremonias de los aztecas (también conocidos como mexicas). El códice está ilustrado con 51 pinturas en acuarela a toda página. Las pinturas, con una fuerte influencia de los manuscritos pictográficos anteriores a la conquista, presentan una calidad artística excepcional. El manuscrito se divide en tres secciones. La primera sección es una historia de los viajes de los aztecas antes de la llegada de los españoles. La segunda sección es una historia ilustrada de los aztecas. La tercera sección contiene el calendario Tovar, que cuenta con un calendario civil azteca con los meses, las semanas, los días, las letras dominicales y los festivales religiosos del año cristiano de 365 días. Esta ilustración, de la segunda sección, representa a dos muchachos que suben a un poste. En la parte superior del poste hay un escudo con plumas blancas, lanzas, estandartes en postes dentados (de cactus), dos flores (posiblemente xocoxochitl) y dos objetos bifurcados (posiblemente teocuitlanacochtli). Por encima del poste está la cabeza de un ave de pico largo con una semilla en su boca, un pan adornado con nueces que se asemeja a una noche estrellada, una mazorca de maíz y un objeto trapezoidal. El texto describe el festival como el de los tepanecas. Este mes se llama Hueymiccaihuitl (o Xocotlhuetzi; la caída de los frutos o el gran festín de los muertos). Se celebraba con una competencia de subida al poste ceremonial. El mes estaba dedicado a Xocotl, el dios azteca del fuego y las estrellas (también llamado Otontecuhtli, y cuyo culto se desarrolló especialmente entre las tribus tepanecas). Teocuitlanacochtli también estaba asociado con el culto al dios Xipe Tótec.

Última actualización: 26 de octubre de 2012