Caricatura del ejército ruso que muestra a un oficial ruso con las tropas en formación

Descripción

La Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905) se documentó de diversas formas, como xilografías, fotografías e ilustraciones. Las victorias de los militares japoneses en las primeras etapas de la guerra inspiraron impresiones de propaganda hechas por artistas japoneses. Este grabado forma parte de la serie Rokoku seibatsu senshō shōwa (La guerra de expedición contra Rusia: historias de risa). El ilustrador es Utagawa Kokunimasa, también conocido como Baidō Bōsai o Utagawa Kunimasa V (1874–1944). El escritor satírico Honekawa Dojin (seudónimo de Nishimori Takeki, 1862–1913) acompañaba cada ilustración con una descripción humorística. La serie se burlaba de los rusos por la percepción que se tenía de su debilidad militar, vanidad y cobardía. Aquí se representa a los soldados rusos como muertos de hambre, con sus líneas de suministro cortadas por los japoneses. Cuando el comandante los reprende por ser tan débiles, responden que estarían agradecidos si los japoneses atacaran. Eso les permitiría «comer espuma» (ponerse nerviosos) y «comer balas» (que les disparen), expresiones que transmiten el pánico, la confusión, el hambre y la desesperación de los rusos.

Última actualización: 8 de febrero de 2016