Hombre de negocios ruso hablando con dos trabajadores que intentan reparar un acorazado ruso dañado

Descripción

La Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905) se documentó de diversas formas, como xilografías, fotografías e ilustraciones. Las victorias de los militares japoneses en las primeras etapas de la guerra inspiraron impresiones de propaganda hechas por artistas japoneses. Este grabado forma parte de la serie Rokoku seibatsu senshō shōwa (La guerra de expedición contra Rusia: historias de risa). El ilustrador es Utagawa Kokunimasa, también conocido como Baidō Bōsai o Utagawa Kunimasa V (1874–1944). El escritor satírico Honekawa Dojin (seudónimo de Nishimori Takeki, 1862–1913) acompañaba cada ilustración con una descripción humorística. La serie se burlaba de los rusos por la percepción que se tenía de su debilidad militar, vanidad y cobardía. El texto está plagado de juegos de palabras construidos por medio del uso de caracteres chinos con connotación negativa, como la muerte y el sufrimiento, o los nombres de los lugares de batalla. En este grabado, los carpinteros que arreglan un barco de la armada se quejan de que, a pesar de sus esfuerzos, los japoneses lo hundirán de cualquier manera. En ese mismo instante los sorprende el ruido de un disparo de cañón.

Última actualización: 2 de marzo de 2012