Irlandeses canadienses. Alístense en un batallón irlandés canadiense. Centésimo nonagésimo noveno Batallón de ultramar de los rangers irlandeses canadienses de la Fuerza Expedicionaria Canadiense

Descripción

Este cartel de reclutamiento de Canadá para la Primera Guerra Mundial muestra a dos soldados: uno (se presume) canadiense y el otro irlandés. Se estrechan la mano, mientras uno apunta al lema: «Las pequeñas naciones deben ser libres». En el fondo está la hoja de arce y los tréboles; símbolos de Canadá e Irlanda, respectivamente. En la parte inferior del cartel aparecen la dirección de la oficina de reclutamiento y el nombre del oficial al mando del batallón, el teniente coronel H. J. Trihey. Durante la guerra, muchos inmigrantes irlandeses en Canadá se ofrecieron para servir en las fuerzas armadas canadienses. Para ayudar en el reclutamiento, el gobierno canadiense estableció un batallón puramente irlandés, el centésimo nonagésimo noveno Batallón de ultramar de los rangers irlandeses canadienses. Los rangers partieron a Europa en diciembre de 1916 y realizaron una gira triunfal por Irlanda entre enero y febrero de 1917. Los irlandeses canadienses luego fueron enviados a Francia. El batallón nunca luchó como una unidad; en cambio, sus hombres servían para reemplazar a los soldados muertos o heridos de otras unidades canadienses que luchaban en el frente occidental. El 17 de mayo de 1917, el batallón fue absorbido por el vigesimotercer batallón de reserva, Fuerza Expedicionaria Canadiense.

Última actualización: 19 de julio de 2017