4 razones para comprar Bonos de la Victoria

Descripción

Este cartel de la Primera Guerra Mundial, realizado en Canadá en 1917, muestra «4 razones para comprar bonos de la Victoria». Estas «razones» eran los principales líderes civiles y militares alemanes, con cuyas imágenes los canadienses se habían familiarizado gracias a los informes de noticias: el káiser Guillermo II, emperador de Alemania; el mariscal de campo Paul von Hindenburg, jefe del estado mayor alemán; el príncipe heredero, Guillermo (hijo del emperador y heredero al trono); y el gran almirante Alfred von Tirpitz, comandante de la marina alemana. Canadá, uno de los dominios del Imperio británico, era una de los principales combatientes entre las fuerzas aliadas, que incluían Gran Bretaña, Francia y Rusia. Para recaudar fondos para llevar adelante la guerra, las naciones aliadas vendían bonos de guerra que generaban intereses. Canadá comenzó a llamarlos «bonos de la Victoria» (o préstamos de la Victoria) en 1917. De 1915 a 1919, el gobierno de Canadá llevó a cabo cinco campañas de bonos. Para cada una, el Comité de Publicidad de Dominio de Bonos de la Victoria produjo un cartel en el que pedía a los ciudadanos canadienses que compraran bonos, e inauguraba las campañas con ceremonias, desfiles y presentaciones de celebridades. En la solicitud de un bono de la Victoria durante la campaña de 1917 se podían encontrar estas palabras: «El hombre, sea rico o pobre, es poco digno de envidia si en este momento de suma importancia no puede poner a disposición todos sus ahorros para la seguridad de su país». Los canadienses respondieron con entusiasmo. Los niños se sumaron: acumulaban cupones de ahorro que podían utilizar para comprar bonos. Las comunidades que recolectaban importantes cantidades de dinero eran recompensadas con una Bandera de Honor de Préstamos de la Victoria.

Última actualización: 27 de noviembre de 2013