Relato del ruiseñor en el cerezo, del período Heian

Descripción

El término ukiyo-e, literalmente «pinturas del mundo flotante», hace referencia a un género del arte japonés que floreció en el período Edo (1600-1868). Como indica la frase «mundo flotante», el ukiyo-e, con sus orígenes en la cosmovisión efímera del Budismo, capturaba la dinámica fugaz de la vida urbana contemporánea. Si bien eran asequibles y satisfacían los gustos de la «gente común», estos grabados tienen detalles artísticos y técnicos de una sofisticación impresionante. Sus temas comprenden desde retratos de cortesanas y actores hasta la literatura clásica. Este grabado, de Kitao Shigemasa (1739-1820), ilustra un cuento de Ōkagami (Gran espejo) que data del siglo XI. La historia comienza con el emperador que está afligido por la muerte de un ciruelo en su jardín, en el cual antes cantaba un ruiseñor para anunciar la llegada de la primavera. Un funcionario del tribunal justo encuentra un árbol magnífico que se encuentra junto a una casa y negocia con la dueña para llevarlo al jardín del emperador. Antes de partir, la dueña ata a las ramas un poema sobre el lamento de un ruiseñor que ha perdido su hogar. Sorprendido por el talento del escritor, el emperador descubre que la dueña del árbol era en realidad la hija de Ki no Tsurayuki, un excelente poeta del siglo X; el funcionario, sin saberlo, había desarraigado un recuerdo preciado de su padre. Desde ese momento, el árbol se atesora como el Ōshukubai (ciruelo donde reside el ruiseñor).

Última actualización: 18 de septiembre de 2015