Cartel publicitario para la venta de lotes de subdivisión de bienes raíces

Descripción

El drenaje de los terrenos con pantanos, la continua penetración de líneas de ferrocarril, y la ampliación de carreteras allanó el camino para la Burbuja inmobiliaria de Florida de mediados de la década de 1920. Esta imagen, tomada unos pocos años antes de que la fiebre especulativa alcanzara su pico, muestra la promoción de la Florida como un paraíso para los residentes y un motor de dinero en efectivo para los inversores potenciales. Ciudades tales como Miami y St. Petersburg crecieron diez veces en población en menos de dos décadas a medida que la cantidad de dinero que se invertía en la construcción de casas y el desarrollo hotelero comenzó a elevarse en decenas de millones de dólares. En 1924, Florida enmendó su Constitución para prohibir los impuestos sobre la renta y la herencia, proporcionando así más incentivos para que los inversores y empresarios ricos dirigieran sus miradas al estado. Los valores inflados de la tierra y la proliferación de emisiones de préstamos poco aconsejables condujeron a una burbuja especulativa que estalló en 1925. El colapso de la Burbuja inmobiliaria de Florida fue uno de una serie de eventos proféticos que anunció el comienzo de la Gran Depresión en 1929.

Última actualización: 22 de octubre de 2014