Catedral de Santa Sofía (1568-1570), interior, vista oriental, Vólogda, Rusia

Descripción

Esta vista interior de la Catedral de Santa Sofía en Vólogda fue tomada en 1996 por el doctor William Brumfield, fotógrafo estadounidense e historiador de la arquitectura rusa, como parte del proyecto «Encuentro de fronteras» de la Biblioteca del Congreso. Antes de la fundación de San Petersburgo en 1703, Rusia dependía de una ruta del norte a través del Mar Blanco para el comercio con Europa occidental. Uno de los centros más importantes en esta ruta era Vólogda, fundada en el siglo XII. Su importancia aumentó durante el reinado de Iván IV (el Terrible), quien intentó convertirla en una gran fortaleza en la década de 1560. El eje de su obra fue la Catedral de Santa Sofía, construida entre 1568 y 1570, pero consagrada recién en 1588, después de la muerte de Iván. En 1686 el arzobispo Gavriil de Vólogda contrató a cerca de 30 artistas maestros de Yaroslavl, como Dimitri Grigorev Plejanov, para crear frescos para el interior. El proyecto culminó en 1688. Los frescos tienen las escenas principales de las vidas de Cristo y María, las parábolas de Cristo y, sobre la pared occidental, una vívida escena del Juicio Final. Esta vista muestra dos de los pilares norte, que miran hacia el este, hacia el iconostasio, bajo la cúpula principal, cuyo cilindro está pintado con imágenes de los arcángeles. El gran tabique con íconos de cinco niveles, de cual gran parte se creó en el siglo XVIII, termina en un crucifijo pintado.

Última actualización: 11 de enero de 2016