Carta, 14 de febrero de 1788, a Clarinda

Descripción

Robert Burns (1759-96) es famoso por sus poemas y canciones que reflejan la herencia cultural de Escocia. Nació en Alloway, Ayrshire, Escocia, el primero de siete hijos de William Burnes, un arrendatario agrícola y su esposa Agnes Broun. Burns recibió una escasa educación formal, pero leía literatura inglesa y absorbió las canciones y cuentos tradicionales del folklore escocés, en su mayoría en forma oral, de su medio ambiente rural. Comenzó a componer canciones en 1774, y publicó su primer libro, Poemas, principalmente en dialecto escocés, en 1786. La obra fue un éxito y sus poemas en escocés y en inglés, sobre una variedad de temas, establecieron la amplia aceptación de Burns. Mientras que Burns construía su reputación literaria, trabajaba como agricultor y en 1788 fue designado como oficial de aduanas en Ellisland. Pasó los últimos 12 años de su vida coleccionando y editando canciones tradicionales de folklore escocés para colecciones que incluyen El museo musical escocés y Una colección selecta de aires escoceses [sic] originales para la voz. Burns contribuyó con cientos de canciones escocesas para estas antologías, en ocasiones volvía a escribir letras tradicionales colocándoles nueva música o bien música revisada. Durante su estancia en Edimburgo, Burns conoció a Agnes Craig M'Lehose en diciembre de 1787. Fue amor a primera vista para ambos. Además de las numerosas visitas, la pareja llevó a cabo lo que se ha denominado un "romance intensivo" por correspondencia. Los dos decidieron usar "nombres de Arcadia" tal como Burns los llamó: ella era Clarinda, él Sylvander. El matrimonio resultó ser imposible y la correspondencia disminuyó una vez que Burns se fue de Edimburgo. En los primeros meses de 1788, Burns y la Sra. M'Lehose se escribían con frecuencia, en ocasiones más de una vez por día. Esta carta es la segunda enviada ese día de Sylvander para Clarinda. Se puede ver una marca de apariencia sospechosa en el papel donde el poeta ha escrito, "He leído la tuya nuevamente: ha manchado mi papel". Queda en manos del lector decidir si él o ella están mirando los restos secos de una lágrima.

Última actualización: 18 de septiembre de 2015