Fragmentos del antifonario de Beaupré

Descripción

Estos tres fragmentos, cuyas iluminaciones fueron realizadas en Henao entre 1280 y 1290, formaban parte, originalmente, de una colección de manuscritos cistercienses suntuosamente decorados, un inusual ejemplo de las obras producidas en Flandes a finales del siglo XIII. Los manuscritos se dividen en dos colecciones, que conforman el antifonario de Beaupré. Estas colecciones se utilizaron en el sector del coro reservado a la abadesa y en el reservado a la priora en la abadía cisterciense de Santa María en Beaupré (diócesis de Cambrai, en el Flandes francés). La obra fue llevada a Inglaterra entre 1850 y 1953 por el erudito y crítico de arte John Ruskin (1819‒1900), quien eliminó algunas de las páginas y mandó subastar una colección que él mismo compiló con porciones de una de las colecciones. Lamentablemente, estos manuscritos se perdieron en junio de 1865 durante un incendio que se propagó desde una casa contigua a Sotheby’s, en Londres. Estos fragmentos del antifonario de Beaupré fueron rescatados del incendio. Incluyen una inicial «S» iluminada, una «h», donde puede verse a una religiosa cisterciense y a otra figura, ambos en posición de oración junto a un santo, y una «O» inicial. Se sabe que existen seis fragmentos más en otras colecciones: dos hojas en el Museo de Victoria y Alberto, otras dos en la Biblioteca Real Alberto I de Bruselas, una en el tesoro de la catedral de San Andrés de Burdeos y otra en las colecciones de arte gráfico del Museo Nacional Germano de Núremberg.

Última actualización: 24 de octubre de 2017