«Decretum», de Graciano

Descripción

Esta versión de lujo del Decretum, de Graciano, fue creada alrededor de 1280-1290, muy probablemente en Henao, Bélgica. El manuscrito presenta 37 iniciales historiadas; la vivaz decoración indica una marcada inclinación por la narrativa. La glosa fue completada por Bartolomeo de Brescia. A primera vista, París podría parecer el lugar de origen más probable, dado que era el principal centro de estudios de derecho canónico. Sin embargo, este manuscrito exhibe ciertas características que sugieren que su origen es la abadía cisterciense de Cambron, en Henao. Además, Baudouin de Bousso, el abad entre 1283 y 1293, había estudiado teología en la Universidad de París y, durante sus días en Cambron, habría aprobado la producción de numerosos manuscritos finos. De hecho, es muy probable que la obra precursora de este proyecto haya sido el antifonario de Beaupré (W.759-761), también parte de las colecciones del Museo de Arte Walters, que fue creado en Cambron durante la década de 1280. Es más: las características estilísticas de esta edición del Decretum (W.133) parecen tener conexiones con él. Por ejemplo, los monjes cistercienses aparecen en tres iluminaciones en tres de los volúmenes del antifonario: llevan hábitos de color marrón, similares a los que usaban los clérigos en el Decretum. El empleo de ejemplos cistercienses en el texto y en el diseño establece una relación entre la obra y la abadía de Cambron. Sin embargo, para confirmar un gran número de hipótesis, es necesaria una inspección más profunda de la producción del scriptorium de Cambron. Poco se sabe sobre Graciano, un benedictino italiano que estuvo en actividad en el siglo XII e hizo la primera recopilación sistemática de la ley canónica, que conocemos como el Decretum. Los principales elementos decorativos de esta versión son 37 iniciales historiadas —incluidas dos iniciales habitadas—, que aparecen en el recto de los folios 11 y 130; iniciales floridas, que marcan el inicio de los textos secundarios en tinta roja y azul; iniciales más pequeñas, que indican el inicio de los textos terciarios en tinta azul y roja; motivos marginales ingeniosos en varios sitios de la obra, rúbricas en rojo, y texto en tinta marrón oscuro.

Última actualización: 17 de octubre de 2017