Benoit Advinent y su colección de serpientes y cocodrilos

Descripción

Esta litografía muestra al domador de leones Benoit Advinent, el dueño vienés de una casa de fieras que estuvo de gira por Europa desde principios de la década de 1830 hasta la década de 1860. La casa de fieras de Advinent constaba de leones, hienas, cocodrilos, canguros, serpientes y otros animales y aves exóticas, y fue una de las más famosas colecciones itinerantes de Europa, junto con las de Isaac Van Amburgh y Piannet. Benoit, cuyo nombre se italianizó más tarde a Benedetto, ya había logrado llamar la atención con su trabajo en 1834. Se sabe que dio los primeros pasos en el negocio familiar después de 1827, junto con su hermano mayor (originalmente Louis, más tarde Luigi). La colección de fieras era un evento fijo en el Prater de Viena entre 1828 y 1829. En 1856, Advinent unió fuerzas con Cocchi, el propietario de otra casa de fieras. Benoit finalmente entregó o legó la empresa a su hija, Virginia. La litografía retrata a Benoit Advinent enmarcado en un óvalo formado por dos serpientes: aparece sentado apaciblemente con la mano derecha en las fauces de un león, mientras dispara su arma con la izquierda. Debajo aparece la imagen de un cocodrilo. Claramente, la litografía pretendía destacar la variedad, la singularidad y la extrema peligrosidad de los animales que pertenecían a Advinent. Esta imagen se remonta al momento de mayor esplendor de su carrera como domador de animales y respeta las normas de la época para los retratos oficiales. De hecho, uno de sus trabajos era recolectar bestias salvajes para Francisco I, el emperador de Austria entre 1792 y 1835. La imagen representa la figura ideal de un entrenador de animales, según informaban las publicaciones de la época: un gran hombre, capaz de subyugar a las bestias más feroces con su sola voz.

Última actualización: 1 de junio de 2017