Desembarco del Ejército japonés. Todas las naciones le dan la bienvenida en Vladivostok

Descripción

El 12 de enero de 1918, el acorazado de la Marina Imperial japonesa Iwami arribó al puerto de Vladivostok, en la costa rusa del Pacífico. Al Gobierno japonés le preocupaba que el puerto, que se ubicaba frente al mar del Japón y poseía importantes reservas de material bélico, quedara bajo el control bolchevique. Las tropas japonesas permanecieron a cierta distancia de la costa hasta el 5 de abril, cuando una tienda japonesa fue saqueada y dos japoneses fueron asesinados durante un disturbio. Después del incidente, el Gobierno nipón aprobó el desembarco de una compañía de infantes de marina, que procedió a ocupar la ciudad. Un destacamento de 100 infantes de marina británicos también participó en dicha operación. En esta litografía, las tropas japonesas desembarcan en el puerto de Vladivostok y un grupo de residentes entusiastas agitan banderas japonesas. Entre agosto de 1918 y octubre de 1922, el Ejército Imperial japonés participó de la «intervención en Siberia», un intento de las potencias aliadas de la Primera Guerra Mundial de apoyar a las fuerzas del Ejército Blanco en su lucha contra los bolcheviques durante la Guerra Civil rusa (1917-1922). La intervención, que comenzó en agosto de 1918, contó con la participación de soldados de nueve países. Los Estados Unidos y el Reino Unido retiraron sus tropas en 1920, pero el Ejército japonés permaneció en el extremo oriental ruso y en Siberia durante otros dos años. Más de 70 000 tropas japonesas participaron del combate. En 1919, con el objeto de apoyar la iniciativa de las fuerzas niponas, la editorial Shōbidō y compañía, con sede en Tokio, produjo una serie de impresiones litográficas de corte patriótico. Las ilustraciones eran variadas y representaban escenas de una campaña titulada «Imágenes de la guerra siberiana».

Última actualización: 14 de noviembre de 2017