Primer pariatge de Andorra

Descripción

El documento presentado aquí se conoce como Primer pariatge de Andorra y fue firmado por Pere de Urtx, obispo de Seo de Urgel (La Seu d'Urgell, en catalán), y Roger Bernat III, conde de Foix y vizconde de Castellbò, el 8 de septiembre de 1278. El acuerdo —redactado en latín por Arnau de Valle-Llebrera, notario de la ciudad de Lérida, Cataluña, España— establecía los derechos de cada soberano sobre los valles de Andorra, además de resolver otras cuestiones en disputa. El primer pariatge se inscribió en el período de paz que siguió a un pacto celebrado en Agramunt, Cataluña. El rey Pedro III de Aragón (Pere, en catalán) desempeñó un papel decisivo como mediador en la antigua disputa entre el conde de Foix y el obispo de Urgel. La más importante de sus diferencias, aunque no la única, era la disputa por el señorío de Andorra. El documento, dividido en 11 artículos, de los cuales cuatro se refieren exclusivamente a Andorra, comienza aludiendo a las diversas discusiones que precedieron al acuerdo. De los numerosos pariatges acordados entre el conde de Foix y los señores laicos y eclesiásticos a ambos lados de los Pirineos, el andorrano, aprobado por la corona y por el papa Nicolás III, es el más complejo y el único que ha sobrevivido hasta nuestros días, si bien las cláusulas originales han sufrido modificaciones. El documento perduró, entre otros factores, por la situación geográfica de Andorra, es decir, por su ubicación entre los actuales estados independientes de Francia y España, que respaldaron el acuerdo a lo largo de los años. También fue importante la aceptación del sistema de pariatge instaurado en las convenciones de 1278 y 1288 por parte de los andorranos, y su decidida voluntad de mantenerlo, que se manifestó sistemáticamente durante la Edad Media y es evidente aún en la actualidad. Aunque no participó directamente en las negociaciones del pariatge, el pueblo andorrano celebró lo que, de hecho, era un tratado de paz que ponía fin a un largo período de luchas armadas y violencia, y les daba la oportunidad de ser un país neutral e independiente, dotado de instituciones propias.

Última actualización: 30 de junio de 2016