Veneración de la Santa Cruz

Descripción

El códice De Laudibus Sanctae Crucis (Veneración de la Santa Cruz), que se conserva en la Universidad Complutense, es la copia más antigua y mejor conservada en España de una obra muy famosa, y muy elogiada en su época, editada en el año 815 por Luis el Piadoso (778-840). Su autor, el monje benedictino Rabano Mauro (circa 784-856), fue discípulo de Alcuino de York y abad del monasterio de Fulda; también fue obispo de Maguncia. Además de su trabajo como teólogo, poeta y científico, Rabano fue asesor de Luis el Piadoso y de sus sucesores, Lotario I (795-855) y Luis el Germánico (804-876). La obra se divide en dos libros. El primero está compuesto por 28 poemas gráficos sobre la adoración de la Santa Cruz, que están acompañados por explicaciones en la página opuesta. El segundo libro es un anexo de las explicaciones del primer libro. El manuscrito es, sin duda, una de las colecciones más importantes y famosas de carmina figurata (poemas en figuras) de la época y uno de los ejemplos poéticos y artísticos más destacados de la cultura carolingia. Define el tema de la devoción a la Cruz, tópico que puede observarse en el arte carolingio a partir del año 850. Es el códice más antiguo de la Biblioteca Complutense. Formó parte de la primera serie de obras que el cardenal Cisneros presentó a la Universidad Complutense en sus primeros días. Tal como lo han demostrado por separado los eruditos Elisa Ruiz y Manuel Sánchez Mariana, el códice fue propiedad de la reina Isabel y, después de su muerte, Fernando el Católico lo vendió al cardenal Cisneros. El manuscrito, escrito en pergamino, no está fechado ni contiene indicación alguna del copista, del escritorio donde se produjo, ni de sus propietarios anteriores. No obstante, la evidencia paleográfica y documental ubica su creación en Salzburgo (actual Austria) aproximadamente en la primera mitad del siglo IX. Los poemas y los comentarios aparecen en escritura carolingia minúscula. Mientras tanto, los textos que se superponen con las ilustraciones y sus correspondientes transcripciones en las páginas de comentarios se presentan en mayúscula. El símbolo de la cruz actúa como el hilo conductor de la obra y, con muy pocas excepciones, constituye el elemento principal de las ilustraciones. La cruz es uno de los símbolos humanos más antiguos y complejos. Se remonta a la interpretación pagana de la intersección entre energías y planos o de la intersección de entidades que se oponen, como el cielo y la tierra, o el tiempo y el espacio. A esto se debe añadir el amplio peso simbólico que el cristianismo le ha dado a la cruz a lo largo de los siglos. A pesar de que la cruz es el elemento básico de la mayoría de las ilustraciones que aparecen en el manuscrito, también se presentan algunas representaciones figurativas del tema del poema, como aquella en la que Rabano Mauro adora la cruz.

Última actualización: 16 de mayo de 2017