La retención de Kandahar

Descripción

La retención de Kandahar, publicado en Londres en 1881, es un ejemplo típico de los muchos panfletos que se produjeron en Gran Bretaña a raíz del debate entre el Parlamento británico y el público acerca de la política en Afganistán, con motivo de la segunda guerra anglo-afgana (1878-1880). La guerra comenzó en noviembre de 1878, cuando los británicos enviaron una fuerza anglo-india a Afganistán con el objeto de sustituir al emir afgano, Sher Ali Khan (quien se decía que albergaba sentimientos en favor de Rusia), por un gobernante más favorable para Gran Bretaña. Después de una serie de batallas, la guerra terminó en septiembre de 1880 tras la decisiva victoria británica en la batalla de Kandahar. William Ewart Gladstone, que se convirtió en primer ministro por segunda vez en abril de 1880, asumió el cargo firmemente comprometido con poner en marcha una política de retirada total de Afganistán. Esta política era rechazada por muchos oficiales activos y retirados, tanto en Gran Bretaña como en la India británica, que argumentaban que las tropas indias británicas debían ocupar Kandahar de forma permanente para así ejercer control ante una posible expansión rusa hacia la India. Este panfleto, escrito por un general retirado que había prestado servicio como superintendente político y comandante en la frontera de Sinde y en Beluchistán, argumenta a favor de la retención. Aboga por la permanencia militar británica en Afganistán usando explicaciones militares, políticas y financieras, y pone en tela de juicio los «argumentos del Gobierno para la retirada». Además, exagera la amenaza que genera Rusia para Afganistán y concluye con una advertencia: «finalmente Afganistán deberá caer bajo la influencia de Rusia o de Inglaterra. Ahora tenemos que decidir cuál será». Este argumento no se impuso y, finalmente, el Gobierno británico y el Gobierno indio aceptaron y ejecutaron el compromiso de Gladstone de retirarse por completo. Las últimas tropas indias británicas abandonaron Afganistán en la primavera de 1881. El nuevo gobernante de Afganistán, ʿAbd-al-Rahman, permitió que los británicos supervisaran sus relaciones exteriores, a cambio de que Gran Bretaña brindara un subsidio y ayuda para resistir una posible agresión no provocada de una potencia exterior. Afganistán fue capaz de preservar su independencia y evitar la ocupación extranjera.

Última actualización: 27 de julio de 2016