La justicia pone de manifiesto la tragedia de los judíos

Descripción

En una campaña publicitaria nacional, que comenzó en el apogeo de la Primera Guerra Mundial, los líderes judíos de Estados Unidos mostraron al público de su país la magnitud del sufrimiento en el extranjero y la necesidad de esfuerzos de ayuda de un alcance sin precedentes. La población de todos los credos y procedencias se hizo eco del mensaje: prestaron su apoyo a la causa de los judíos y, juntos, lograron recaudar grandes sumas de dinero. En 1914 se formó el Comité de Distribución Conjunta de Fondos Estadounidenses para Víctimas de Guerra Judías (que más tarde pasó a llamarse Comité de Distribución Conjunta Judío Estadounidense y que en ambos casos se abrevia como JDC, por sus siglas en inglés). Su misión era enviar ayuda, como alimentos, ropa, medicamentos, fondos y suministros de emergencia a los judíos de Europa afectados por la guerra. Tras su paso, la guerra dejó muchas otras catástrofes —pogromos, epidemias, hambrunas, revolución y ruina económica— y, después de la guerra, el JDC siguió desempeñando un papel importante en la reconstrucción de las comunidades judías devastadas de Europa del Este y en la asistencia de los judíos en Palestina. Los carteles desempeñaron un papel vital en informar a la población judía estadounidense acerca de la profundidad de la crisis. El cartel que se muestra aquí fue producido por el Comité de Ayuda Judío Estadounidense, una de las organizaciones integrantes del JDC, y estaba dirigido a los residentes de la ciudad de Nueva York. Pertenece a los archivos del JDC, que contienen documentos, fotografías, películas, videos, relatos orales y objetos que dan testimonio del trabajo de la organización desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad.

Última actualización: 24 de mayo de 2017