El viaje de Eduard Glaser a Marib

Descripción

Eduard Glaser (1855-1908) fue un erudito preeminente del sur de Arabia. Nació en Rust (Bohemia) y más tarde se mudó a Viena, donde estudió gramática árabe y sabea con el orientalista austríaco David Heinrich Müller. Glaser realizó cuatro viajes al sur de Arabia en el siglo XIX (de 1882 a 1884, de 1885 a 1886, de 1887 a 1888 y de 1892 a 1894) para estudiar y copiar inscripciones de los sabeos, un pueblo de tiempos preislámicos que había habitado el sur de Arabia y fundado el Reino de Saba, conocido en la Biblia como Shebá. Hablaban una lengua semítica extinta, que tenía su propio alfabeto. En la época de los viajes de Glaser, la región se encontraba bajo el dominio turco otomano. El erudito aprovechó sus conexiones con funcionarios y militares turcos para obtener acceso sin precedentes a sitios históricos, como la antigua ciudad de Marib y su famosa presa, de unos 550 metros de longitud. Aunque el nombre de Glaser se suele asociar con las valiosas inscripciones que copió durante sus viajes, su estudio del sur de Arabia fue también de gran importancia e incluyó numerosos y variados temas. Eduard Glasers Reise nach Marib (El viaje de Eduard Glaser a Marib) se publicó en Viena en 1913, cinco años después de su fallecimiento. Relata parte de su tercer viaje, de Saná a Marib, entre el 17 de marzo y el 24 de abril de 1888. El libro se divide en tres partes principales: «Reise nach Marib» (Viaje a Marib), «Aufenthalt und Arbeiten in Marib» (Estancia y trabajo en Marib) y «Rückreise nach Ṣan'ā» (Viaje de regreso a Saná). El libro tiene recuadros cartográficos y topográficos que muestran las partes de la región que visitó, bocetos de las ruinas de la presa de Marib y ensayos sobre la gente, la tierra y las costumbres. Además, se incluyen descripciones de las rutas anteriores de dos viajeros franceses, Thomas-Joseph Arnaud en 1843 y Joseph Halévy entre 1869 y 1870. Fue difícil para Glaser trabajar en el marco del mundo académico europeo. Como resultado, su obra, que se conserva en la Academia de Ciencias de Austria y en otras colecciones de Europa, no obtuvo la atención inmediata que merecía.

Última actualización: 22 de septiembre de 2015