Mapa geográfico de Nueva Francia hecho por el señor De Champlain de Saintonge, capitán ordinario de la Marina del rey

Descripción

Nueva Francia nació hace más de cuatro siglos como resultado de la determinación y el talento de Samuel de Champlain (1574-1635), natural de Saintonge, Francia. Champlain zarpó desde Honfleur hacia Canadá el 15 de marzo de 1603 y, después de una travesía de 40 días cruzando el Atlántico, llegó a Tadoussac. Primero, exploró unos 50 o 60 kilómetros remontando el río Saguenay. Luego, viajó río arriba por el San Lorenzo hasta llegar a un lugar cercano a la actual Montreal. En el trayecto, iba recogiendo información que recibía de los nativos sobre la geografía de las tierras que quería explorar. En el verano de 1608, comenzó la construcción de la Habitation de Québec, el puesto comercial que luego se convertiría en la ciudad de Quebec. Este sitio funcionó como punto de partida para que los franceses se asentaran en el continente y exploraran el interior. Al regresar a Francia, Champlain se dirigió a la corte real para presentar sus planos para la creación de una colonia norteamericana. Como recuerdos de Canadá, le ofreció al rey un cinturón de pelo de puercoespín, dos pequeños pájaros y una cabeza de pescado. Aquí se presenta el magnífico mapa del país que Champlain le mostró al rey y al conde de Soissons para obtener la aprobación de sus planes. En 1612, Champlain hizo grabar el mapa para que pudiera ser incluido en el relato de sus viajes, que Jean Berjon publicó al año siguiente. El mapa se orienta hacia el norte magnético (el de la brújula), en lugar del norte geográfico (indicado por la línea oblicua que atraviesa el mapa), y destaca los lugares que visitó Champlain, como las costas de Terranova y de Acadia (actual Nueva Escocia), y el río San Lorenzo con sus principales afluentes. En el oeste del mapa, se muestra el río Ottawa, también conocido como Rivière des Algonquins (río de los algonquinos), que fue reconocido por un joven explorador e intérprete francés, Nicolas de Vignau. En el extremo oeste, hay dos lagos, trazados de acuerdo con la información obtenida de los nativos. Los lagos están conectados por medio de un sault de au («cascada», en francés antiguo), es decir, las cataratas del Niágara. También aparecen las primeras versiones conocidas de algunos nombres. Por ejemplo, Percé, Cap-Chat (escrito Cap de Chate y bautizado en honor a Aymar de Chaste, teniente general de Nueva Francia en 1603), el río Batiscan, el lago Champlain y el lago San Pedro. También se indican las zonas habitadas por las diferentes tribus aborígenes norteamericanas de la época: los iroqueses al sur del lago Champlain, los montagnais en la orilla sur del río San Lorenzo, los algonquinos en el río Ottawa, los etchemines y los suriqueses en la costa atlántica y los hurones en la región de los Grandes Lagos. En el borde inferior, así como en otros sectores del mapa, hay dibujos de plantas, frutas, vegetales y animales marinos, que demuestran la riqueza sin explotar de los territorios que los franceses reclamaban. También están retratadas dos parejas de nativos americanos en poses típicas de la época.

Última actualización: 30 de marzo de 2016