Narración de Le Moyne, un artista que acompañó la expedición francesa a Florida bajo el mando de Laudonnière, 1564

Descripción

Durante la segunda mitad del siglo XVI, se publicaron en Europa grandes colecciones de relatos de viajes, que reflejaban más de un siglo de esfuerzo europeo por el dominio, tanto material como intelectual, del Nuevo Mundo. Entre 1590 y 1634, la imprenta de Teodoro de Bry publicó en Fráncfort una serie de relatos de viajes que hoy se conoce como «Grandes y pequeños viajes». Esta colección se caracteriza por la importancia y la calidad de sus ilustraciones con relieve, grabadas en una placa de cobre y producidas, en gran parte, mediante modelos auténticos. El segundo volumen de «Grandes viajes» apareció en 1591 y estaba dedicado a Florida. Además de los relatos de los exploradores Jean Ribault y René Goulaine de Laudonnière, contenía una serie de 42 grabados, que estaban basados en los dibujos y las acuarelas que hizo, en el lugar, Jacques Le Moyne de Morgues (circa 1533-1588), pintor protestante de Dieppe. En 1564, De Morgues acompañó a Laudonnière a Florida y escapó así de la masacre de colonos franceses que una armada española perpetró al año siguiente. Sus grabados son el único testimonio visual que sobrevive de una nación indígena que se ha extinguido, los nativos timucua de Florida, con quienes los franceses buscaban una alianza cuando intentaron asentarse. Hay una docena de dibujos dedicados a los países explorados por los franceses. Una segunda serie se ocupa de la guerra y de los ritos de los timucua, mientras que la última serie ilustra las costumbres y la organización de su sociedad. Estos grabados, que están acompañados por breves textos explicativos, son documentos etnográficos excepcionales acerca de uno de los pueblos extintos del Nuevo Mundo.

Última actualización: 20 de noviembre de 2015