Indígena nipissing en Canadá, 1717

Descripción

Este grabado coloreado a mano, que data de 1717, muestra a un guerrero nipissing, armado con arco y flechas; lleva mocasines, una túnica y una capa, obsequio de los europeos. Tiene el cuerpo cubierto de tatuajes. A los franceses que se encontraban en Canadá, en especial, a los sacerdotes, los tatuajes nativos les parecían repulsivos por motivos religiosos relacionados con la santidad del cuerpo humano. Los nipissing son un pueblo algonquino que los franceses conocieron en 1613. A partir de comienzos de la década de 1600, los franceses formaron alianzas y entablaron amistades con varias tribus indígenas, como los montagnais, los algonquinos, los maliseet y los micmac. Sus aliados más importantes eran los hurones. Después de que los iroqueses habían derrotado a la confederación de los hurones entre 1648 y 1650, los franceses trabajaron para consolidar una gran liga nativa que congregara a las tribus nipissing, ottawa, ojibwa (chippewa), potawatomi, mascouten, fox, kikapú, winnebago, sauk, miami e illiniwek. Este importante esfuerzo diplomático culminó en la Gran Paz de Montreal de 1701 entre Francia y unas 30-40 tribus indígenas (que, en Canadá, eran conocidas como las Primeras Naciones).

Fecha de creación

Fecha del contenido

Idioma

Título en el idioma original

Sauväge Nepisingue en Canada 1717

Tipo de artículo

Descripción física

1 acuarela; 23 x 18 centímetros

Referencias

  1. Arnaud Balvay, “Tattooing and Its Role in French-Native Relations in the Eighteenth Century,” French Colonial History 9 (2008): 1-14.

Manifiesto de interoperabilidad de imágenes (IIIF) Ayuda

Última actualización: 4 de noviembre de 2015