La batalla contra los alemanes cerca de Lipsko

Descripción

Este grabado, que muestra una batalla entre alemanes y rusos cerca de Lipsko, Polonia, pertenece a la colección de carteles lubok de la Primera Guerra Mundial, que se conserva en la Biblioteca Británica. El epígrafe dice: «Nuestras valientes tropas aplastaban al ejército austro-alemán, bajo el mando de [el general Moritz von] Auffenberg, y lo obligaron a batirse en retirada a la ciudad de Lublin, más allá del río San. Entretanto, una unidad alemana, que constaba de tres divisiones, corría al rescate en dirección a Kielce, sobre la margen izquierda del río Vístula. Enfrentados con nuestras tropas en el río Izit, cerca de Lipsko, los alemanes sufrieron una severa derrota. Una división alemana quedó completamente destruida y perdió casi la mitad de su artillería. Los alemanes no solo no pudieron proteger a las tropas en retirada del general Auffenberg, sino que se vieron obligados a desplazarse hacia el oeste». Lubok es una palabra rusa para grabados populares creados a partir de xilografías, grabados, aguafuertes o, más tarde, mediante el uso de la litografía. Los grabados, en general, consistían en imágenes sencillas y coloridas que graficaban una narrativa, aunque también podían incluir texto. Las pinturas lubok comenzaron a ganar popularidad en Rusia a finales del siglo XVII. Los grabados, que a menudo encarnaban la narrativa de un acontecimiento histórico, literario, o bien de una historia religiosa, se realizaban con el propósito de que las personas analfabetas pudieran acceder a ese tipo de historias. El tono de estos expresivos grabados podía variar considerablemente: desde el humorístico hasta el instructivo, pasando por perspicaces comentarios políticos y sociales. Las imágenes eran claras y fáciles de entender, y algunas se hacían en serie, como predecesoras de la historieta moderna. La reproducción de los grabados era económica, por lo que se convirtieron en una forma de que las masas exhibieran arte en sus hogares. Inicialmente, las clases altas no tomaban en serio este estilo artístico, pero, hacia finales del siglo XIX, el lubok gozaba de tal reconocimiento que inspiró a artistas profesionales. Durante la Primera Guerra Mundial, las pinturas lubok informaban a los rusos acerca de los sucesos en el frente, reforzaban la moral y servían como propaganda contra los enemigos.

Última actualización: 19 de julio de 2017