Una batalla en Ivángorod

Descripción

Este grabado, que muestra una batalla entre alemanes y rusos en Ivángorod (actual Dęblin, Polonia), pertenece a la colección de carteles lubok de la Primera Guerra Mundial, que se conserva en la Biblioteca Británica. El epígrafe dice: «El enemigo concentró enormes fuerzas en las cercanías de Ivángorod. Durante más de una semana, nuestras tropas continuaron feroces ataques contra los alemanes, que nos superaban en número. El 2 de octubre, transportamos las armas que se habían montado contra el flanco derecho de los alemanes hacia la margen izquierda del río Vístula. Al mismo tiempo, un fuerte flanco de nuestras tropas evitó a los alemanes desde la izquierda. El 3 de octubre, comenzó una batalla decisiva, que cambió inmediatamente la situación a nuestro favor. Desde nuestras posiciones fortificadas, el fuego de artillería desorientó de forma final a las filas enemigas. Un bombardeo pesado en tres lados de los alemanes causó un verdadero pánico en sus filas. La artillería enemiga pronto se detuvo, incapaz de hacer frente a las armas de nuestras fortificaciones. Nuestra infantería comenzó el ataque alrededor del mediodía. Los ataques se dirigieron simultáneamente al frente y ambos flancos de la posición enemiga. En apenas media hora, la línea de batalla avanzó seis verstas. Incapaces de consolidar una defensa, los alemanes huyeron y abandonaron gran cantidad de artillería, municiones, equipos y carros». Esta imagen, como muchas otras de la colección, se produjo en la imprenta de Ivan Sytin (1851-1934) en Moscú. Hacia la década de 1880, Sytin era el editor más popular y exitoso de grabados lubok en Rusia. También publicó libros populares baratos para obreros y campesinos, libros de texto y literatura para niños. La calidad de este grabado es mucho mejor que las tantas imágenes de otras imprentas: los colores y los tonos están perfectamente nivelados, y se puede disfrutar de detalles más pequeños. Lubok es una palabra rusa para grabados populares creados a partir de xilografías, grabados, aguafuertes o, más tarde, mediante el uso de la litografía. Los grabados, en general, consistían en imágenes sencillas y coloridas que graficaban una narrativa, aunque también podían incluir texto. Durante la Primera Guerra Mundial, las pinturas lubok informaban a los rusos acerca de los sucesos en el frente, reforzaban la moral y servían como propaganda contra los enemigos.

Última actualización: 19 de julio de 2017