El anciano que hizo florecer árboles muertos

Descripción

Aquí se presenta un watojihon (libro encuadernado en un estilo tradicional japonés) compacto, con imágenes y texto en xilografía sobre un papel sin textura llamado hiragami (papel liso). Kobunsha, la editorial dirigida por Takejirō Hasegawa, comenzó a traducir y a publicar Nihon Mukashibanashi (Serie de cuentos de hadas japoneses) en 1885. La serie incluye Hanasaki Jiji (El anciano que hizo florecer árboles muertos). Cuenta la historia de un matrimonio de ancianos buenos que tenían un perro. Un día hacen un pozo en un lugar que el perro les indica y se encuentran con muchas monedas de oro. Un vecino, avaro y envidioso de su suerte, les pide que le presten el perro. El hombre obliga al perro a buscar un lugar con las mismas características, pero, al cavar, solo encuentra tierra. Iracundo, el viejo avaro mata al perro y lo entierra debajo de un pino. El árbol crece vigorosamente, y el anciano bueno aprovecha la madera para hacer un mortero. Al moler la cebada en él, la cantidad de granos es tal que rebalsa. Al descubrirlo, el viejo avaro pide prestado el mortero. Sin embargo, al moler la cebada, solo obtiene granos quebradizos e infestados de insectos. Furioso, quema el mortero. El anciano bueno esparce las cenizas del mortero quemado sobre un árbol muerto y el árbol florece. El anciano recibe una gran recompensa del señor local. Cuando el viejo avaro decide imitarlo, el viento sopla las cenizas, que entran en los ojos del señor. El viejo avaro es apresado y sufre un terrible destino.

Fecha de creación

Fecha del contenido

Información de la publicación

Kobunsha, Tokio

Título en el idioma original

The Old Man Who Made the Dead Trees Blossom

Palabras clave adicionales

Tipo de artículo

Descripción física

15 páginas; 19 centímetros

Manifiesto de interoperabilidad de imágenes (IIIF) Ayuda

Última actualización: 19 de junio de 2017