Mijaíl Baryshnikov en el papel de Vestris

Descripción

Esta fotografía de la serie «Baryshnikov diverso» fue tomada por Leonid Zhdanov (1927-2010) en 1969, durante el primer Concurso Internacional de Ballet de Moscú. El ballet en miniatura Vestris, del coreógrafo Leonid Yakobson (1904-1975), se convirtió en una de las sorpresas más interesantes de la competencia. Baryshnikov (nacido en 1948) fue capaz de representar la historia de vida del bailarín más famoso del siglo XVIII. Auguste Vestris, fanfarrón y maquinador, se autodenominaba el Rey de la Danza y solía decir: «Hoy en día, Europa conoce tres grandes hombres: ¡Federico el Grande, Napoleón y yo!». Baryshnikov, quien demostró una excelente formación clásica, presencia en el escenario, virtuosismo y habilidad artística, se convirtió en la estrella favorita del ballet soviético a los 21 años. Nació en Riga, Letonia, donde se formó junto con Alexander Godunov. Más tarde se trasladó a Leningrado (actual San Petersburgo) y se graduó de la Escuela Coreográfica de Leningrado en la clase del excepcional maestro Alexander Pushkin. De 1967 a 1974, fue solista en el Teatro de Ópera y Ballet Estatal de Kírov (actual Teatro Mariinski). Entre sus mejores papeles, cabe mencionar a Basilio en Don Quijote, Albrecht en Giselle, Hamlet en la pieza homónima y Adán en La creación del mundo. En 1974, de gira en Canadá, desertó de su país y se mudó a los Estados Unidos. Su personalidad y obra tuvieron una gran influencia en el desarrollo y la popularización del ballet estadounidense. Entre 1974 y 1978, fue solista en el Teatro Estadounidense de Ballet y desde 1980 hasta 1989, su director artístico. Entre 1977 y 1979, fue primer bailarín en la compañía de George Balanchine, el Ballet de la Ciudad de Nueva York. Es reconocido como bailarín modelo tanto de ballet clásico como de neoclásico. Baryshnikov también mostró interés por la danza moderna y posmoderna, dio brillantes actuaciones en Broadway y protagonizó películas de Hollywood. Zhdanov fue bailarín en el Bolshói y luego profesor de coreografía durante 50 años; además, se dedicó, la mayor parte de su carrera, a la fotografía profesional de ballet. Sus obras expresan espontaneidad y capturan los movimientos, los estados de ánimo y las emociones de los bailarines, que no posan para las fotografías. La Fundación Benéfica «Nuevo Nacimiento del Arte» de Moscú conserva esta imagen y el resto del Archivo Zhdanov.

Última actualización: 3 de febrero de 2015