La «mazurca» de Ekaterina Maximova

Descripción

Leonid Zhdanov (1927-2010) tomó esta fotografía en 1968. Muestra a Ekaterina Maximova (1939-2009), una bailarina del Teatro Bolshói, bailando la mazurca (del ballet Skryabiniana), de Kasian Goleizovsky (1892-1970). La danza, coreografiada específicamente para Maximova, se interpretó por primera vez en 1960 en un programa de concierto. Maximova se graduó en 1958 de la Escuela de Ballet de Moscú del Teatro Bolshói (ahora, la Academia Estatal de Coreografía de Moscú), donde fue discípula de Elizaveta Gerdt. Fue admitida en el Teatro Bolshói. Un año más tarde, durante una gira por los Estados Unidos y Canadá, se convirtió en favorita del público y la prensa, que alababan el baile y la sonrisa encantadora de este «maravilloso duende», de esta «niña bailarina». Durante muchos años, Galina Ulánova fue la instructora de Maximova en el Bolshói. Trabajó con ella en los papeles de Giselle y Julieta, que, en algún momento de su carrera, fueron los mejores de su repertorio. La radiante Maximova también brilló en el papel cómico de Kitri en Don Quijote. Maximova y su compañero, Vladímir Vasíliev, fueron conocidos como el «dúo de oro del Teatro Bolshói». Muchos coreógrafos crearon danzas específicamente para ella. Yuri Grigorovich, Tom Schilling y Maurice Béjart tenían en alta estima su talento. Quedó claro el talento de Maximova en ballets producidos para la televisión, entre ellos, Galatea, El tango viejo, Chapliniana (bajo la dirección de Alexander Belinsky, con coreografía de Dmitry Bryantsev) y Aniuta (con puesta en escena y coreografía de Vladímir Vasíliev). Se desempeñó no solo como bailarina, sino como gran actriz dramática, capaz de interpretar todo tipo de papeles, tanto de comedia irónica como de alta tragedia. Zhdanov fue bailarín en el Bolshói y luego profesor de coreografía durante 50 años; además, se dedicó, la mayor parte de su carrera, a la fotografía profesional de ballet. Sus obras expresan espontaneidad y capturan los movimientos, los estados de ánimo y las emociones de los bailarines, que no posan para las fotografías. La Fundación Benéfica «Nuevo Nacimiento del Arte» de Moscú conserva esta imagen y el resto del Archivo Zhdanov.

Última actualización: 3 de febrero de 2015