Maya Plisétskaya en el papel de la Gran Descalza

Descripción

En 1977 el fotógrafo Leonid Zhdanov (1927-2010) tomó esta imagen como parte de la serie «Grandes bailarines del siglo XX. Isadora Duncan, Maya Plisétskaya». Ese año marcaba el centenario del nacimiento de la bailarina estadounidense Isadora Duncan (1877-1927), en honor de lo cual el coreógrafo francés Maurice Béjart (1927-2007) compuso el ballet Isadora en el Teatro Bolshói de Moscú. Para ese entonces, el nombre y la obra de la Gran descalza (apodo que Duncan había recibido de sus contemporáneos) eran prácticamente un mito. La pieza Isadora, de Béjart, restauró la fama de Duncan. Estaba coreografiada para Maya Plisétskaya (nacida en 1925), la primera bailarina del Teatro Bolshói y una de las más famosas del siglo XX. El estreno de Isadora fue un gran éxito. Plisétskaya recreó el estilo y el espíritu de la danza libre que Duncan había concebido, sin reparo de las normas del ballet clásico, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Plisétskaya se formó en Moscú, fue discípula de Elizaveta Gerdt y, más tarde, de Agrippina Vagánova (1879-1951). Se unió al Teatro Bolshói en 1943, época en la que Galina Ulánova era considerada el modelo de bailarina clásica. La bravura, la vitalidad y el virtuosismo de la danza de la primera contrastaban con el estilo lírico y emotivo de la segunda. Plisétskaya reformó la estética del ballet durante la segunda mitad del siglo XX mediante una nueva interpretación de la belleza y de las formas de movimiento. A la edad en la que las bailarinas suelen despedirse del escenario, ella adoptó un nuevo estilo. Abandonó el ballet clásico para perseguir la coreografía moderna. Algunos de los mejores coreógrafos del siglo XX (como Kasian Goleizovsky, Roland Petit y Maurice Béjart) crearon obras para ella. Zhdanov fue bailarín en el Bolshói y luego profesor de coreografía durante 50 años; además, se dedicó, la mayor parte de su carrera, a la fotografía profesional de ballet. Sus obras expresan espontaneidad y capturan los movimientos, los estados de ánimo y las emociones de los bailarines, que no posan para las fotografías. La Fundación Benéfica «Nuevo Nacimiento del Arte» de Moscú conserva esta imagen y el resto del Archivo Zhdanov.

Última actualización: 3 de febrero de 2015