Resolución de interposición de la Legislatura de Florida en respuesta a «Brown contra la Junta de Educación», 1957, con una nota manuscrita del gobernador de Florida, LeRoy Collins

Descripción

En 1957, la Legislatura del Estado de Florida aprobó una resolución en contra de la sentencia dictada por la Corte Suprema de los EE. UU. en 1954 respecto del caso «Brown contra la Junta de Educación», de Topeka (Kansas), que puso fin a la segregación legal en la educación pública. Originalmente, la Corte Suprema de los EE. UU. había declarado constitucional la segregación racial en el marco del histórico caso «Plessy contra Ferguson» de 1896. Ese veredicto sentó las bases de lo que se llegó a conocer como las leyes Jim Crow, que establecían que la segregación era legal siempre que las instalaciones estuvieran separadas pero fueran iguales. La sentencia del caso Brown dio por tierra con ese principio, y muchos partidarios de la segregación percibieron el caso como la oportunidad perfecta para poner fin a toda política de segregación. La Legislatura de Florida sostenía que la sentencia de 1954 había usurpado las facultades constitucionales del estado y aprobó una resolución mediante la cual la consideraba nula y sin efecto. La resolución de «interposición» justamente buscaba interponerse entre los ciudadanos de Florida y el Gobierno de los Estados Unidos, como una respuesta a lo que, según la Legislatura, era una intromisión ilegal del Gobierno federal en los derechos del estado. A pesar de que el gobernador LeRoy Collins primero había criticado la sentencia del caso Brown (como la mayoría de los funcionarios electos del sur), más tarde trató de evitar que la Legislatura aprobara la resolución. Con este fin, se valió de una disposición —poco conocida— de la Constitución estatal para unilateralmente levantar la sesión de la Legislatura y evitar la aprobación, pero solo logró retrasarla. No contaba con el poder de vetarla: no era una ley, sino una resolución que expresaba la opinión de la Legislatura en materia de integración racial. Sin embargo, cuando la resolución llegó a sus manos, Collins escribió de su puño y letra la siguiente nota en la parte inferior del documento: «Esta resolución concurrente de 'interposición' pasa por el escritorio de mi gobernación como un hecho rutinario. No tengo autoridad para vetarla. Sin embargo, aprovecho este medio para informar a quienes se dediquen al estudio del gobierno y, quizás, examinen este documento en el Archivo del Estado en los años venideros, que el gobernador de Florida se opone abierta y vigorosamente a ella. Considero que la Corte Suprema de los EE. UU. ha usurpado indebidamente las facultades reservadas a los estados conforme a la Constitución. Me he unido en protesta de ese accionar y en búsqueda de medios legales para evitarlo. Pero tomar en serio esta resolución, que proclama que las decisiones de la Corte son 'nulas y sin efecto', es anarquía y rebelión contra la nación, una nación que debe permanecer 'indivisible en Dios' si ha de sobrevivir. No solo no toleraré la 'interposición', como muchos han intentado que lo hiciera, sino que la condeno como una vileza, avivada por demagogos y conducida por los vientos delirantes y erráticos de la pasión, del prejuicio y de la histeria. Si la historia juzga que estoy en lo cierto, quiero que se sepa que hice todo lo posible para evitar este daño. Si determina que estoy equivocado, entonces aquí, con mi propia letra y firma, queda estampada la prueba de la culpa de mi convicción. LeRoy Collins, gobernador. 2 de mayo de 1957». Aquí se presenta el texto completo de la resolución, con la nota manuscrita de Collins en la parte inferior de la página nueve.

Última actualización: 17 de octubre de 2014