Schleswig-Holstein

Descripción

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Schleswig-Holstein es el número 35 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. Los ducados de Schleswig y de Holstein fueron gobernados por el rey de Dinamarca hasta 1864, cuando, como consecuencia de un breve conflicto bélico en el que se enfrentaron Austria y Prusia contra Dinamarca, quedaron bajo el dominio conjunto austro-prusiano. El condominio de las dos grandes potencias alemanas solo existió hasta 1866, cuando, como consecuencia de la guerra austro-prusiana de ese año, ambos ducados quedaron bajo el exclusivo control prusiano y se fusionaron para formar la provincia prusiana de Schleswig-Holstein. Los habitantes de Holstein hablaban alemán en su mayoría; los de Schleswig, sobre todo, danés, aunque durante siglos el alemán se había extendido más y más en el territorio situado al norte del río Eider (el límite entre los dos ducados y, tradicionalmente, la frontera entre Alemania y Escandinavia). También había una pequeña minoría de habitantes que hablaba frisón en algunas partes continentales de Schleswig y en varias islas del ducado. El libro trata sobre geografía física y política, historia política, así como las condiciones políticas, sociales y económicas. Gran parte de la obra gira en torno a la sección histórica y su análisis de los aspectos políticos, diplomáticos, militares, dinásticos y lingüísticos de las disputas por el control de la provincia. Se calcula que la población de Schleswig-Holstein era de 1 621 004 habitantes en 1910. Mientras tanto, la sección económica destaca la importancia del canal de Kiel que une los mares Báltico y del Norte (construido por Alemania e inaugurado en 1895), los puertos industriales de Kiel y Altona, y la riqueza generada por las pequeñas explotaciones agrícolas de la provincia y la pesca de eglefino, arenque y bacalao. Tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles estipuló que el futuro de Schleswig debía ser determinado por un plebiscito. La votación se llevó a cabo en febrero de 1920. Tres cuartas partes de la población se pronunciaron en favor de la unión con Dinamarca, y en julio de 1920, la provincia fue incorporada a Dinamarca. Holstein permaneció siendo parte de Alemania.

Última actualización: 24 de mayo de 2017