Posesiones francesas en Oceanía

Descripción

En preparación para la conferencia de paz que tendría lugar después de la Primera Guerra Mundial, en la primavera de 1917, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico creó un departamento especial responsable de proporcionar información de base para los representantes británicos en la conferencia. Posesiones francesas en Oceanía es el número 145 en una serie de más de 160 estudios realizados por el departamento, de los cuales la mayor parte fue publicada tras la conclusión de la Conferencia de Paz de París que tuvo lugar en 1919. El estudio abarca dos grupos de territorios: Nueva Caledonia y sus dependencias, y los asentamientos franceses en Oceanía. Estos últimos incluyen las islas de la Sociedad, las islas Tubuai o Australes, el archipiélago Tuamotu, las islas Gambier (Mangareva) y las islas Marquesas. El libro contiene secciones que tratan sobre geografía física y política, historia política, así como las condiciones políticas, sociales y económicas; los dos grupos de territorios se analizan por separado. El estudio señala que la población total de estas islas dispersas era de 31 477 habitantes en 1911, e indica que, en los últimos años, la población indígena había disminuido y había sido compensada por una afluencia de trabajadores japoneses y chinos. La sección sobre historia política relata cómo las diversas islas fueron descubiertas por exploradores españoles, neerlandeses, franceses y británicos, y quedaron bajo control francés a partir de 1842 con la proclama del Protectorado Francés de las Islas de la Sociedad (Tahití), las del grupo de Barlovento y las Marquesas. En 1864, Francia comenzó a usar Nueva Caledonia como colonia penal. A modo de conclusión, el estudio asegura que las perspectivas económicas de las islas son bastante sombrías, debido a la escasez de mano de obra y a otros factores, pero define su ubicación como un potencial activo económico. «Las islas francesas en el Pacífico se ubican en importantes rutas comerciales. Tanto las rutas de Sidney a Vancouver como de Sidney a San Francisco pasan, por regla general, por el extremo sur de Nueva Caledonia. Los asentamientos franceses están casi a mitad de camino entre Australia y el canal de Panamá, y ofrecen buenos puertos de escala y estaciones carboneras en el sudeste del Pacífico». En la actualidad, Nueva Caledonia es una colectividad especial dentro de Francia, que probablemente esté en vías de plena independencia. Todas las otras posesiones francesas que se analizan en el libro son parte de la Polinesia Francesa.

Fecha de creación

Fecha del contenido

Información de la publicación

Oficina de Publicaciones Oficiales de Su Majestad, Londres

Idioma

Título en el idioma original

French Possessions in Oceania

Tipo de artículo

Descripción física

72 páginas: cuadros; 22 centímetros

Notas

  • De la serie: Manuales de paz

Colección

Manifiesto de interoperabilidad de imágenes (IIIF) Ayuda

Última actualización: 19 de julio de 2017