Greta Garbo

Descripción

Casi desde la invención de la primera cámara, las técnicas fotográficas han sido utilizadas tanto para capturar la realidad como para alterarla. En particular, este ha sido el caso de los retratos fotográficos que, a través de la interpretación esmerada de las imágenes, han transformado a personas comunes en mitos y leyendas. Henry B. Goodwin, un pintor de paisajes de Baviera cuyo nombre original era Heinrich Buergel, fue un estudioso del islandés antiguo y uno de los pioneros de la fotografía de retratos en Escandinavia. Goodwin adoptó una nueva tierra y un nuevo nombre y contribuyó a moldear la imagen visual de los suecos contemporáneos al convertirse en el fotógrafo de sociedad más famoso de Suecia en su época. Así como recreó su propia imagen, Goodwin también redefinió los sujetos que fotografiaba. Fue un defensor del pictorialismo, una escuela de fotografía que afirmaba que el mérito estético era más importante que el contenido. Esta creencia lo ayudó a transformar a sus sujetos en íconos. Se convirtió en un creador de imágenes, no solo al promover las imágenes existentes de sus clientes, sino al crear otras completamente nuevas. En el caso de la joven Greta Garbo, que aquí se ve fotografiada por Goodwin en 1920, el fotógrafo sentó la base visual de una imagen que era global en su iconografía y en la que evitó, adrede, representar características nacionales.

Última actualización: 28 de junio de 2013