La Biblia. Primer volumen de la Biblia

Descripción

Este códice es el primer volumen de una Biblia en tres volúmenes encargada en Italia por el rey Matías I Corvino de Hungría (1443-1490) para su biblioteca. Los manuscritos fueron copiados por Antonio Sinibaldi o por su alumno Alessandro Verazzano, probablemente en 1489 o 1490. Las iluminaciones se han atribuido a Attavante Attavanti. Los tres volúmenes quedaron sin terminar, al menos en lo que se refiere a las iluminaciones. A la muerte de Matías I Corvino, Lorenzo de Médici, apodado Lorenzo el Magnífico, incorporó los libros a la colección de los Médici. Este volumen contiene el Antiguo Testamento en la traducción al latín de san Jerónimo (la Vulgata). La Biblia forma parte de la colección Plutei, que consta de aproximadamente 3000 manuscritos y libros de propiedad de la familia Médici. Estos, encuadernados en cuero rojo con el escudo de armas de los Médici, se dispusieron en las baldas de la Laurenciana cuando la biblioteca abrió sus puertas al público en 1571. Se sabe que Cosme de Médici (1389-1464) tenía 63 libros entre 1417 y 1418, y que esa cantidad creció a 150 al momento de su muerte. Sus hijos Pedro I (1416-1469) y Juan (1421-1463) competían por el número de libros que poseían, encargando la realización de manuscritos iluminados. Lorenzo el Magnífico (1449-1492), hijo de Pedro, adquirió gran cantidad de códices griegos y, a partir de la década de 1480, ordenó las copias de todos los textos que faltaban en la biblioteca con el objetivo de transformar la biblioteca Médici en un importante centro de investigación. Tras la expulsión de los Médici de Florencia en 1494, los libros fueron expropiados de la familia. Juan de Médici, elegido papa León X en 1513, restituyó la colección a los Médici; otro papa de la familia, Clemente VII (Julio de Médici), organizó la creación de la Laurenciana.

Última actualización: 9 de junio de 2017