Conferencia de Desarme, Ginebra, 1933

Descripción

Sesenta países enviaron delegados a la Conferencia de Desarme, que se reunió en Ginebra en febrero de 1932, para tratar la reducción de armamentos, con especial énfasis en las armas de ataque. Alemania, cuyo ejército y marina ya estaban limitados en virtud del Tratado de Versalles, exigió que otros Estados hicieran lo propio y, en caso de que se negaran a hacerlo, reclamaba el derecho a reconstruir sus fuerzas armadas. Francia, que temía el resurgimiento del poder alemán, sostuvo que la seguridad debía preceder al desarme y pidió, como condición para reducir sus propias fuerzas, garantías de seguridad y el establecimiento de una fuerza policial internacional. La conferencia llegó a un punto muerto y se suspendió en el verano de 1932. Se volvió a reunir en febrero de 1933, apenas días después de que Adolf Hitler hubiera asumido el poder en Alemania. Decidida a rearmarse, Alemania rechazó todas las propuestas que no concedieran paridad militar inmediata con las potencias occidentales. El 23 de octubre de 1933, Alemania anunció su retirada tanto de la Conferencia de Desarme como de la Sociedad de Naciones, claramente en respuesta a la negativa de las potencias occidentales de satisfacer su demanda de igualdad. Antes de su retirada, Alemania estuvo representada en la conferencia por el ministro de Instrucción Pública y Propaganda, Joseph Goebbels, que se puede ver en este retrato grupal de los delegados (sentado, en el centro). La fotografía se incluye en los archivos de la Sociedad, que se transfirieron a las Naciones Unidas en 1946 y se encuentran en su oficina de Ginebra. Se inscribieron en el registro de Memoria del Mundo de la UNESCO en 2010.

Última actualización: 5 de agosto de 2016