Colección de hadices auténticos, de al-Bukhari, seguida de una exégesis coránica en el cuarto volumen

Descripción

Muhammad ibn Isma‘il al-Bukhari (810-870) nació en Bujará, en la actual Uzbekistán, y falleció en Khartank, cerca de Samarcanda. Los musulmanes sunitas lo consideran la mayor autoridad como coleccionista de hadices: informes de declaraciones o hechos atribuidos al profeta Mahoma. Esta obra de al-Bukhārī, terminada en 846, es su recopilación más famosa. Fue la primera obra de su tipo dedicada exclusivamente a los hadices, y es el más respetado de los llamados «seis libros»: colecciones canónicas que fueron escritas unos 200 años después de la muerte del profeta Mahoma. Estos libros consolidaron, en última instancia, el papel de los hadices como la segunda fuente más importante de la jurisprudencia islámica después del Corán. En su totalidad, Sahīh al-Bukhārī (sahīh significa «auténtico» o «correcto») tiene 97 kitāb (libros). Este precioso manuscrito del norte de África, en escritura magrebí, contiene del libro 59 al 64: Badʼ al-khalq (Comienzo de la creación), Aḥādīth al-anbiyā (Dichos de los profetas), al-Manāqib (Las virtudes), Faḍl aṣḥāb al-nabī (Méritos de los compañeros del Profeta), Manāqib al-anṣār (Virtudes de los partidarios del Profeta en Medina) y al-Maghazī (Las batallas). La división de Sahīh al-Bukhārī en 97 libros es la estándar y no ha cambiado. No obstante, dado que el conjunto de obras ha ido creciendo con el paso de los siglos, la cantidad de volúmenes publicados ha variado según el contenido que cada copista o editor moderno haya decidido incluir a la hora de reproducir esta obra gigantesca. Los seis libros que componen esta copia manuscrita conforman el tercer volumen completo, parte de una cantidad desconocida de volúmenes de existencia incierta. Las secciones del manuscrito tienen elaborados títulos en azul y amarillo, en diversas combinaciones, notas y correcciones dispersas en los márgenes, y palabras clave en rectos. El texto, en tinta negra y rubricado, está realizado sobre papel verjurado de color crema y enmarcado por un borde de dos líneas rojas. Se desconoce la identidad del escriba. La obra presenta un colofón y un elaborado ʻunwan (panel decorativo al comienzo del tratado). Los intentos de recopilar hadices comenzaron durante la vida del profeta Mahoma y continuaron durante los siguientes dos siglos, pero fue al-Bukhārī quien sentó las bases para una clara metodología de autenticación, que utilizó luego para recopilar hadices. A medida que crecía el cisma teológico y político entre los musulmanes sunitas y chiitas, el tema de la autenticación se hizo más importante. En cuanto a la autenticidad, los eruditos musulmanes sunitas suelen clasificar a los hadices en seis categorías, en función de la autoridad de su isnad (cadena de transmisores). Un hadiz puede ser sahih (auténtico), hasan (bueno), da’if (pobre), mawdhu’a (inventado) o munkar (censurado). Normalmente, los hadices clasificados como sahih o hasan pueden usarse en jurisprudencia. Como lo sugiere el título de esta obra, Sahīh al-Bukhārī solo contiene hadices auténticos. Las diferencias entre las tradiciones de hadices sunitas y chiitas se centran, en gran medida, en la fiabilidad de los transmisores.

Fecha de creación

Fecha del contenido

Idioma

Título en el idioma original

صحيح البخاري أو الجامع الصحيح

Tipo de artículo

Descripción física

200 hojas, encuadernadas: papel; 23 x 18 centímetros

Manifiesto de interoperabilidad de imágenes (IIIF) Ayuda

Última actualización: 27 de agosto de 2015