Elementos de la cronología y astronomía de Muḥammad al-Farghānī

Descripción

Esta obra es una traducción al latín del influyente y famoso libro de al-Farghānī, Kitāb jawāmiʿ ʿilm al-nujūm wa uṣūl al-ḥarakāt al-samāwīya (Libro de las generalidades de la astronomía y las bases de los movimientos de los cuerpos celestes). Aḥmad ibn Moḥammad ibn Kathīr al-Farghānī fue un astrónomo que prosperó en la corte de los primeros califas abasíes. Parece haber desempeñado sus actividades en la corte de al-Ma'mun. Si se trata del mismo personaje de quien se dice que al-Mutawakkil encargó la construcción del nilómetro en El Cairo, entonces habría desempeñado sus actividades desde las primeras décadas del siglo IX hasta su muerte en el 861 (durante los gobiernos de al-Ma'mun, al-Muʿtaṣim, al-Wāthiq y al-Mutawakkil). Al-Farghānī, el nombre con el que el astrónomo se conocía en la corte abasí, y que fue latinizado a Alfraganus, indica que su lugar de nacimiento es el valle de Ferganá (en lo que actualmente es Uzbekistán), en el ámbito cultural persa o perso-túrquico de Asia Central. La misma obra de al-Farghānī tiene varios títulos en árabe, entre ellos: Kitāb fī uṣūl ‘ilm al-nujūm (Libro de las generalidades de la astronomía y las bases de los movimientos de los cuerpos celestes) y Kitāb al-hay’a fī fuṣūl al-thalāthīn (Libro de la configuración [de las esferas celestes] en treinta capítulos). La obra fue traducida originalmente al latín por Juan Hispalense (Juan de Sevilla, quien prosperó a mediados de siglo XII), y Gerardo de Cremona (circa 1114-1187). También fue traducido al hebreo por Jacob Anatoli (1194–1256). La edición en latín que se presenta aquí es la traducción hecha por Jacob Christmann (1554-1613) a partir de la traducción del hebreo de Anatoli, publicada en Fráncfort en 1590. Christmann incluye un extenso comentario sobre los calendarios egipcio, romano y persa, que probablemente procede de Anatoli. Christmann también añade un apéndice a la obra de al-Farghānī, al término del cual menciona sus dificultades para editar a al-Farghānī por carecer de copias adecuadas de la obra en árabe, y también se lamenta de los puntos oscuros de su traducción. Invocando la ayuda necesaria de los impresores en Italia y España, prevé un momento en que esté disponible una copia autorizada de la obra de al-Farghānī. Este lamento de un humanista del Renacimiento, de 1590, acerca de la dificultad de imprimir un trabajo científico que es más de siete siglos anterior a su época, es un detalle significativo que pone de manifiesto la influencia que los textos científicos producidos en las tierras islámicas tuvieron en la Europa del Renacimiento. Christmann dedica su traducción al príncipe alemán Juan Casimiro, conde palatino del Rin (1543-1592).

Última actualización: 11 de mayo de 2015