«El ensayo científico sobre la necesidad de encontrar remedios compuestos» en el Canon de la medicina

Descripción

Abu Ali al-Husayn Ibn Sina (980–1037) fue una de las luminarias intelectuales del mundo medieval. Aunque en el Occidente latino se lo conocía como Avicena, los autores musulmanes solían referirse a este erudito persa como al-Shaykh al-Ra'īs, en reconocimiento de su papel como uno de los sabios más destacados del mundo islámico. Ibn Sina fue un autor prolífico que escribió sobre temas tan variados como la metafísica, la teología, la medicina, la psicología, la geociencia, la física, la astronomía, la astrología y la química. En Europa, su fama se basó principalmente en su Canon de la medicina, que fue traducido al latín y por siglos formó parte del plan de estudios estándar para los estudiantes de medicina. Debido a la reputación de esta obra, así como a la de dos de sus otras obras traducidas al latín, al-Adwīya al-qalbīya (Medicamentos cardíacos) y al-Urjūza fī al-tibb (Manual en verso sobre medicina), a veces, en el Occidente latino, se denominaba a ibn Sīnā como princeps medicorum (príncipe de los médicos). Aquí se presenta una copia manuscrita del quinto libro de la obra de Avicena, Canon. El mismo autor utiliza el título al-Maqālah al-ʻilmīyah fī al-ḥājah ilā al-adwīyah al-murakkabah (El ensayo científico sobre la necesidad de encontrar remedios compuestos) como el encabezado de una sección de su Canon . El presente libro está organizado en secciones que tratan de órganos principales o afecciones médicas. Cada sección se subdivide en temas, como síntomas, tratamientos, prescripciones para la nutrición y recetas para compuestos medicinales. La sección sobre el riñón, por ejemplo, incluye apartados sobre la anatomía del riñón, sobre diversos indicadores del estado del riñón y una lista de dolencias, tales como «calor», «frío» o «debilidad» renales y sus correspondientes remedios. El presente manuscrito parece haber sido parte de un libro mayor, al cual le quitaron las primeras 300 páginas aproximadamente. La primera página del texto tiene un sector en blanco que, se presume, estaba destinado a un frontispicio que nunca se terminó. Hay 35 renglones por página. El texto está en tinta negra, con títulos en tinta roja (repetidos con frecuencia en los márgenes).

Última actualización: 2 de diciembre de 2015